Curiosamente, este sitio no aparece en el librito “Cádiz, Venta a Venta”, a pesar de que le vi cierta solera de antiguo. La Venta Mesa Jardín está situada en el Cruce de Las Abiertas, en el término de Arcos de la Frontera, y allí tuvimos ocasión de vivir una merienda propia de otros tiempos.

Como hubo en esta Venta un desayuno previo por la mañana, antes de continuar el camino hacia Prado del Rey, ya se dio un pequeño acercamiento amistoso, que derivó en invitarnos a pasar de nuevo por la tarde, pues harían buñuelos para los clientes.

Tras la promesa, los que volvíamos en esa dirección, paramos los coches pertenecientes al “convoy” bloguero. A esas horas, las seis más o menos de la tarde, la venta Mesa Jardín tenía público y alegría, a pesar de estar ya entrada la noche.

Nos invitaron a entrar en la cocina (ser bloguero culinario tiene sus prerrogativas), nos enseñaron la masa hecha de buñuelos en el lebrillo (harina, levadura, agua….las cantidades a ojo, por supuesto), así como el resto de la infraestructura, junto a tres cocineras de esas de toda la vida que disfrutan –creo- con su trabajo. Y con todos nosotros como testigos culinarios, empezó la fritura de los buñuelos. Un clásico y mágico protocolo.

Un perol enorme con más de la mitad de aceite. La señora freidora se mojaba las manos antes de tomar el trozo de masa y hacerles el agujero pertinente. Los buñuelos empezaron a tomar forma. La fuente salió llena rápidamente para nuestra mesa. La Venta empezó a oler a navidad.

Al mismo tiempo, se hacía el chocolate, en plan casero por supuesto. Todo para la mesa, junto con un plato surtido de dulces navideños. No faltó de nada. 

Mis colegas blogueros sacaron fotos e hicieron un vídeo completo de todas las operaciones. Aquí lo cuelgo, al final.

Y enseguida, comenzó la música de villancicos, los antiguos. ¡Qué bien nos sentó además el chocolate, tan calentito!.

Música navideña de siempre, mesas con buñuelos, padres con niños, vecinos del lugar, empleados de la venta….de repente me pareció ser transportada a los años 70.¡¡¡El establecimiento nos había invitado a todos a buñuelos y chocolate!!!.

Ventas que en pleno invierno, con mucho frío, ofrecen su espacio para disfrutar a las familias, ponen a disposición su potencial, su ambiente, su chimenea, la venta de sus productos (buen pan, aceite, legumbres….), pequeños centros de referencia, en medio del campo, de la carretera, que reúnen a la gente sin escaleras mecánicas, sin franquicias impersonales, sin presionar para el consumo…. Simplemente alrededor de unos buñuelos y un chocolate. Lo justo para sobrevivir antes de continuar el camino,  lo ideal para seguir creyendo en el encanto de la vida. 

Y eso que la Venta Mesa Jardín no aparece en el libro “Cádiz, Venta a Venta”….

El momento bien merece una entrada en este blog.

 

https://www.facebook.com/cuartoymita.net/videos/265181017343088/