Los habitantes de Cazalla de la Sierra (Sevilla) llaman pergara a una mujer alegre, que disfruta de la vida. Y es el nombre escogido por los empresarios Javier Baquero y Miguel Valdayo para la cerveza artesana que elaboran allí con el agua del manantial de la localidad, junto a un elemento diferenciador de alegría y de compromiso de sostenibilidad. El pasado 20 de noviembre, en un evento celebrado en la sala Casino de Sevilla, presentaron el proyecto de crowfunding de la cerveza Pergara ante representantes del mundo institucional y empresarial.

Sus creadores quieren seleccionar el camino de su proyecto, ayudando además a fortalecer el tejido empresarial de Cazalla de la Sierra, cuyo Ayuntamiento les ha cedido una ermita del siglo XVII para instalar su fábrica.

El proyecto Pergara busca alcanzar la gran distribución a partir de los valores que la diferencian. Para ello, a través de su página web, han puesto en marcha una campaña de crowfunding o micro mecenazgo para consumidores y empresas, basado en una economía circular. Veamos:

Se rehabilita la ermita, los residuos de biomasa de la propia explotación se transforman en energía (no se queman, no generan residuos), el agua para fabricar cerveza no se transporta sino que se extrae directamente (y el resto servirá para regar huertos). Y el bagazo o residuo sólido que genera la cerveza alimentará a los rumiantes de la zona. Todo previsto en un proyecto empresarial absolutamente limpio.

Es decir, no solo se busca un beneficio económico, sino la mínima emisión de CO2. El crowfunding admite donaciones desde 5 a 5.000 euros, seleccionando así el grado de compromiso.

De manera que cada Pergara consumida contribuirá a mejorar el medio ambiente, evitando contaminación y despilfarro. Una cerveza que puede cambiar las cosas y también generar riqueza en el entorno, llegando a ser la primera fábrica de cerveza artesana totalmente sostenible, gracias a una campaña colaborativa como ésta.

Dos variedades comercializa actualmente Pergara: una tipo Blond Lager, sin filtrar, sin conservantes ni colorantes. Es ligera pero con cuerpo, de color dorado y espuma cremosa. Discreto amargor, 5,5º de alcohol y aromas cítricos.

La cerveza tostada, Strong Ale, doble malta, alcanza los 7º de alcohol, malta de cebada y lúpulo, libre también de conservantes o colorantes. Marida con cualquier alimento, y va muy bien en la cocina de caza. Aún no la hemos catado.

Cerveza Pergara puede adquirirse en un total de 47 puntos de distribución. Entre ellos se encuentra el restaurante y tienda ecológica Estraperlo en Sevilla.

Dos años lleva fabricándose esta cerveza que asume los retos de sostenibilidad en el entorno donde se produce, bajo el lema “Salva el mundo bebiendo cerveza”.