Aquí publicamos otro buen artículo de nuestra colaboradora Edith Gómez, que en esta ocasión analiza los componentes necesarios en la alimentación infantil. Es muy grave la influencia de la publicidad en los alimentos de los niños, y los padres deben estar mínimamente formados e informados de cómo dar de comer a sus hijos.

Es muy común hoy en día encontrarse con padres que no prestan la atención adecuada a la ingesta diaria de alimentos de sus hijos; y lo que no saben es que pueden afectar negativamente a su desarrollo.

Por eso es importante aportarles el máximo de buenos nutrientes. Con el fin de lograr ese cometido, resulta indispensable eliminar el consumo de hidratos de carbono simples, que no son otra cosa que el azúcar y la sacarosa; aprende 14 formas efectivas de conseguir erradicar esos alimentos pocos sanos en Nutrición Sin Más.

Muchos padres saben de la importancia de mantener bien nutridos a sus hijos, ya que de esta forma le permiten alcanzar un desarrollo físico y mental óptimo, además de prevenir enfermedades. Lo que no saben es qué tipos de alimentos son los más recomendados para el consumo de los niños gracias a sus altos niveles de nutrientes específicos que ellos necesitan.

En este artículo te revelamos los 4 nutrientes esenciales que debe contener la alimentación de tus hijos si quieres ayudarlos a conseguir llevar una vida saludable y feliz. Recuerda que los patrones alimenticios también deben estar acompañados de horarios específicos que ayuden a regularizar los procesos naturales del cuerpo; si juntas ambas prácticas evidenciarás las mejoras en la salud de tus pequeños muy pronto.

  1. Proteínas: Este es de los nutrientes más importantes que debes asegurar en la alimentación de los niños. A diferencia de los adultos, las proteínas tienen un papel protagónico en la salud de los infantes; esto se debe a que las proteínas promueven un funcionamiento óptimo celular, lo que beneficia mucho la creación de anticuerpos, necesarios para que el organismo de los más pequeños esté protegido de infecciones.

Además las proteínas son esenciales para estimular el crecimiento muscular, la formación y mantenimiento de los tejidos, lo que aumenta la masa corporal de tus hijos. Otro de los tantos beneficios de este nutriente en específico es que son una fuente inmensa de aminoácidos, elementos que ayudan mucho al aparato digestivo infantil y otras zonas del cuerpo.

Para conseguir una buena fuente de carga proteica, puedes acudir a la carne animal o a los vegetales. Lo recomendable es que un 65% de la ingesta proteica sea de origen animal, entiéndase carne de cerdo, vaca, pollo, cordero, etc. Además también grandes fuentes de este nutriente son los huevos, el pescado, los mariscos e incluso los embutidos.

El otro 35% se puede complementar con proteína vegetal, que se consigue fácilmente en las legumbres como las lentejas o garbanzos, y también en los frutos secos como nueces o avellanas. Una alimentación balanceada es lo mejor para tu niño, por eso las proteínas solo deben formar el 15% de su dieta; todo eso para evitar problemas en la salud.

  1. Hidratos de carbono: Estos nutrientes son los que le dan la energía necesaria al organismo para que pueda desempeñarse eficientemente. Se dividen en hidratos de carbonos completos e hidratos de carbono simples, siendo los primeros los mejores para la salud del cuerpo. Estos hidratos de carbono deben comprender la mitad de la ingesta de calorías diarias, unidades de energía que se transforman en glucosa.

Los hidratos de carbono completos lo puedes encontrar en alimentos como el trigo, arroz o tubérculos como la papa que están repletos de almidones. Los derivados de estos alimentos, como el pan o la pasta, también son muy buenos. Procura de que estos alimentos sean integrales, ya que los que son refinados suelen eliminarles la importante carga de fibra que contienen.

  1. Minerales: Los minerales son nutrientes también esenciales en el crecimiento y desarrollo del organismo de los niños, por lo que su ingesta diaria debe ser importante si se quiere que los infantes se conviertan en adultos saludables. Entre los minerales más importantes encontramos el hierro, el calcio, el yodo y el zinc.

En el caso del hierro su importancia radica en que es el mineral que promueve la formación de glóbulos rojos, y por lo tanto de sangre. Se puede encontrar altas fuentes de hierro en carnes magras como el hígado o en las legumbres. El calcio también es escencia porque ayuda al desarrollo óptimo del esqueleto, y se puede encontrar en altas dosis en los lácteos, moluscos como el pulpo o en vegetales como la espinaca.

  1. Vitaminas: A través del consumo de frutas y verduras es muy común encontrarse con muchas vitaminas que ayudan al desarrollo metabólico del cuerpo. Las principales vitaminas son la A, que ayudan a la visión y se consiguen en zanahorias y otros alimentos; la B que fortalece el metabolismo y se obtienen gracias a diversos grupos alimenticios. La C que nutre e hidrata el cuerpo y se consigue en vegetales y frutas frescas.

Como sabemos que el azúcar no es necesariamente bueno para los niños, una forma eficaz de proveerles ese placer sin descuidar su salud es a través de los mejores sustitutivos naturales del azúcar que te revelamos aquí.