Una receta básica, antigua, fácil y, por lo que hemos podido comprobar en casa, bastante rica. Todavía teníamos guisantes congelados de la última cosecha, así que era el momento de probar este plato. La receta la encontramos en un almanaque de mesa, con 365 recetas en total. Alguna había que hacer. Con esta sopa de arroz con guisantes damos por inaugurada la temporada de otoño-invierno en la cocina.

Ingredientes (4 personas): 1 cebolla grande, 3 tomates maduros medianos, 100 g. de arroz bomba o redondo, 100 g de guisantes pelados, 1,5 l de caldo de verduras casero, 4 huevos duros, ½ vaso de vino blanco, sal y un poco de tomillo.

Rallamos la cebolla y los tomates por separado. Ponemos a pochar la cebolla con poco aceite hasta que se dore, y a continuación los tomates rallados, dejándolos unos cinco minutos a fuego medio fuerte, con el chorreón de vino, dejándolo evaporar.

Ponemos el caldo, el arroz y los guisantes, y dejamos cocer 20-25 minutos, corrigiendo de sal y con un poco de tomillo.

Emplatamos con la guarnición de los huevos duros picados.

Plato rico rico.