Son muchos los comentarios que se hacen sobre los posibles alérgenos en nuestros alimentos, que originan sin duda malas digestiones, con sus efectos sobre el sueño y el malestar general. Nuestra colaboradora Edith Gómez nos habla de cómo gestionar el problema, algo tan común en muchas personas de todas las edades. 

Cuando te hace daño la comida usualmente piensas que es porque algo estaba mal con ella, pero, ¿has considerado si eres alérgico a este alimento? Por ejemplo, las dietas libres de gluten son ahora populares, pero hay personas que realmente tienen una alergia a este ingrediente. Si últimamente lo que solías consumir te cae mal, o te ha empezado a gustar un nuevo ingrediente pero el resultado no es ideal después, puede ser que esta comida contenga alérgenos y por eso es importante identificarlos.

No te preocupes, ser alérgico a un ingrediente o comida es muy común. Si es tu caso, no necesariamente significa que debas cambiar tu dieta drásticamente, pero si puede ser que necesites cambiar tu dieta poco a poco. Ten en cuenta que muchas alergias son leves o no causan algo tan grave, pero puede tener efectos a largo plazo si no les pones atención.

 

Estos son algunos consejos para identificar los alérgenos y saber eliminarlos:

Primero, identifica qué es una alergia alimentaria:

Como todas las alergias, las alimentarias son una respuesta del sistema inmunológico a algo en la comida. La respuesta del cuerpo es distinta a la intolerancia o intoxicación, pues no es solo indigestión o malestar, sino que causa una reacción leve o grave en partes del cuerpo, como puede ser la diarrea, falta de aire, brotes en la piel y más.

Ahora, haz una lista de alimentos que pueden causar alergia comúnmente. Algunos de los alimentos con más alérgenos incluyen:

* Leche o lácteos

* Huevos

* Mariscos

* Nueces y maní

* Soja

* Trigo

* Cocoa

* Colorantes

Creo ser alérgico, ¿ahora qué debo hacer?

Si ya sabes con seguridad que hay algún alimento que te causa alergia, lo mejor para descubrir cual ingrediente es y así poder eliminarlo de tu dieta es hacer un periodo de desintoxicación.

Antes de hacer la desintoxicación, lleva un diario de comidas por al menos una semana. Así podrás saber con seguridad que alimentos consumes constantemente y aquellos que pueden ser la fuente de tus alergias.

Después de tener un buen record de tus comidas, lleva tu lista donde tu médico y determina aquellos alimentos que pueden contener alérgenos. Ahora si, ha llegado la hora de eliminar ingredientes y continuar llevando un diario detallado de comidas. Asegúrate de preparar las comidas con mucho cuidado por este periodo—usualmente unas 2 semanas a 1 mes—para asegurarte de que ningún posible alérgeno contamine tus comidas.

Ya eliminé estas comidas. Pero, ¿debo eliminarlas todas para siempre?

Lo cierto es que no. La parte más complicada de la dieta de eliminación de comidas es la reinserción. Después del periodo de desintoxicación, es tu tarea volver a reinsertar los alimentos que retiraste uno por uno y en periodos separados. Por ejemplo, introduce los lácteos una semana y lleva un diario detallado. Después de este periodo, dale a tu cuerpo tres días sin ningunos de estos posibles alérgenos y escoge otro ingrediente por añadir por otra semana.

Lo clave de esta parte es que siempre monitorees tus síntomas y sepas cual de todos estos alimentos te pueden estar haciendo daño. Este es un período difícil porque implica la posibilidad de una reacción alérgica e incomodidad. Una vez hayas identificado la fuente de alergia, elimínala por completo de tu dieta.

Si has notado algún cambio en tus comidas o sientes que te hacen daño, entonces aplica estos consejos para sentirte mejor y saber cual alérgenos debes eliminar. No olvides que la dieta de eliminación trae beneficios en muchos contextos. En todo caso, no arruines tus comidas con ingredientes que te pueden hacer daño, ahora ya sabes como eliminarlos.