La Escuela Superior de Hostelería de Sevilla acogió en la mañana de ayer, en su nueva sede del Pabellón de la Navegación (Isla de la Cartuja, Sevilla), la ceremonia de graduación de su primera promoción de Ayudantes de Cocina con Síndrome de Down.  

El grupo, compuesto por 11 alumnos, ha recibido una formación de 800 horas distribuidas entre cocina, gastronomía y pastelería, tanto teórica como práctica, durante los meses de enero a octubre. En los próximos días, los nuevos cocineros comenzarán sus prácticas laborales en diferentes empresas de hostelería y restauración de la provincia de Sevilla.

Esta iniciativa se ha ejecutado en el marco de los programas operativos de Inclusión y Economía Social y de Empleo Juvenil, cofinanciados por el Fondo Social Europeo y la Fundación ONCE, a través de su Programa Inserta, con la colaboración de Asedown (Asociación Sevillana Síndrome de Down de Sevilla y provincia).

Para Pedro Oliver, director de la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla, “este día es para nosotros muy especial, porque supone para todos recoger el fruto del esfuerzo realizado durante 10 meses por parte de estos alumnos”. Además, Oliver añade que “esta iniciativa se enmarca a la perfección en el ideario fundacional de D. Luis de Lezama –sacerdote creador del Grupo Lezama del que forma parte la Escuela-, con un elevado componente social y de valores humanos, junto a la excelencia en el servicio a los demás”.

Por otra parte, esta entrega de diplomas ha coincidido con el inicio de curso de la nueva promoción de la Escuela, que será la que cumpla el 25 aniversario de su fundación.

En la actualidad, hay matriculados más de 350 alumnos en este centro formativo, que está considerado por los expertos como uno de los más prestigiosos del mundo, en cuanto a la formación de profesionales de la hostelería y altos directivos del sector turístico.

En las aulas del Pabellón de la Navegación, en el anexo que durante la Expo’92 ocupara el prestigioso restaurante La Dorada, cursan sus estudios alumnos procedentes de medio mundo, entre los que se encuentran norteamericanos, argentinos, chilenos, colombianos, brasileños, coreanos, marroquíes, italianos, holandeses o británicos, entre muchas otras nacionalidades, lo que da idea de la dimensión internacional que ha adquirido esta Escuela en los últimos años. De hecho, actualmente la ESHS está desarrollando diferentes programas con el Culinary Institute of America, de Nueva York, y con la Central Washington University, en Seattle, que en breve se traducirán en un programa internacional de alta dirección en gastronomía y hostelería, cursado íntegramente en inglés.

FUENTE: Nota de prensa enviada por Probando Probando.