Hoy traemos de nuevo las buenas sugerencias alimenticias de nuestra colaboradora Edith Gómez, en relación con una serie de alimentos interesantes para mantener el peso, pero también por aportar múltiples beneficios.

Es indiscutible que calcular las calorías que se consumen y las que se queman es la raíz de la pérdida de peso.  Y si bien, se debe crear un déficit de la caloría para deshacerse de los kilos de más, esto  no significa que debes definir tu dieta basada solamente en los números.

De hecho, los nutricionistas indican que ciertos alimentos calóricos son realmente buenos para tu plan de pérdida de peso. Aquí puedes conocer los grandes mitos para perder peso.

Así que a continuación, se presentan los alimentos calóricos que están cargados de nutrientes (es decir: fibra, grasa y proteína) y  que realmente pueden ayudarte a adelgazar, según los expertos en nutrición.

El aguacate

La obsesión por las tostadas con aguacate es real y por buenas razones. Los aguacates tienen 80 calorías por cada tercio de dicha fruta, pero también tienen casi 20 vitaminas y minerales, más tres gramos de fibra.

La fruta alta en calorías (que se clasifica como una baya) está llena de potasio (ideal para deshinchar) y también es rica en grasas monoinsaturadas. Junto con la fibra, estas grasas ayudan a mantenerte con una sensación de llenura por un tiempo más prolongado, disminuyendo la ansiedad que suele aparecer durante el día.

Una gran manera de incorporar los aguacates en tu plan de comidas de pérdida de peso es combinarlos con huevos revueltos, acompañados por la respectiva taza de café del desayuno. Esto te ayudará a comenzar el día satisfecho y te mantendrá lleno durante horas.

Las yemas de huevo

Si estás tratando de perder peso, optar por las claras de huevo en lugar de un huevo entero puede parecer una manera fácil de ahorrar calorías, pero realmente no logra ayudar a perder peso a largo plazo. Las yemas de huevo están cargadas con nutrientes importantes como vitamina A, vitaminas B, y K2.

Estos nutrientes ayudan a mantener la función metabólica y la salud de la tiroides, los cuales son cruciales para la pérdida de peso. Las yemas de huevo son una de las grasas más densas en nutrientes que puedes comer, así que busca otras áreas en la dieta en la que puedas reducir el consumo de calorías y disfruta, sin culpas, el incluir un huevo entero en tu plan de alimentación.

Los  lácteos llenos de grasa

Las recomendaciones de la dieta de la vieja escuela dicen que debes ingerir solamente leche baja en grasa o sin grasa, pero esta no es la más beneficiosa.

Estudios recientes demuestran que las personas que consumen productos lácteos altos en grasa tienen tasas más bajas de obesidad que aquellas que consumen productos bajos en grasa. Aunque estos hallazgos podrían deberse a muchos factores, la grasa de la leche contiene un ácido graso llamado ácido lineolico conjugado (CLA), que mejora la pérdida de grasa.

Además, la grasa extra de los productos lácteos de grasa completa como el yogur griego te hará sentir más saciado. Esto significa que sentirás una disminución de la ansiedad de merendar y comer en general.

La mejor opción para consumir grasa completa, mientras intenta perder peso, es optar por las versiones simples, y agregar frutas y nueces para suavizar el sabor y la textura.

Las nueces

Si estás buscando perder peso, merendar un puñado de frutos secos es una gran opción. Esto se debe a que están cargados de proteínas, fibra y grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que trabajan para que te sientas satisfecho por más tiempo.

Y la mejor parte es que todos los tipos de frutos secos funcionan de maravilla para la pérdida de peso. Esto es, por supuesto, si se consumen en las proporciones correctas. Las almendras y los pistachos te dan más calorías por un precio menor. Alrededor de 23 almendras o 49 pistachos equivalen a 160 calorías.

Cuando se trata de merendar nueces, trata de no comer directamente desde el empaque. La recomendación es servirte la porción de un cuarto de taza para evitar su consumo excesivo.

El aceite de oliva

La dieta mediterránea es la ideal cuando se trata de comer equilibrado y saludable (Además, esta incluye vino tinto). Por lo tanto, no debe ser una sorpresa que los expertos recomienden este alimento básico de alta caloría en las dietas.

Este aceite es un ácido graso poliinsaturado, lo que significa que está lleno de omega-3 y omega-6, que calma la inflamación (una causa común de aumento de peso). Dicho esto, una cucharada de aceite de oliva tiene alrededor de 120 calorías, por lo que es mejor utilizarla para aderezar ensaladas y cocinar verduras.

Otra sugerencia es usar un poco de aceite de oliva en el hummus para un bocado sano, delicioso y satisfactorio.