Colgamos un interesante artículo de nuestra colaboradora Edith Gómez sobre la importancia de los niveles de vitamina D en nuestro organismo. Por el sistema inmunológico y como soporte nutricional. Los médicos de atención primaria la están prescribiendo entre gran parte de la población.

Las conversaciones relacionadas con los beneficios de la Vitamina D, se han convertido recientemente en la comidilla de la industria de la salud. Todo esto por las decenas de estudios realizados que no hacen más que confirmar la importancia del consumo de esta vitamina en nuestra dieta diaria, como puedes leer en mayor detalle en este artículo sobre los alimentos con más vitamina D y su importancia según Nutrición Sin Más.

La vitamina D no solamente es vital para el sistema inmunológico en general. De hecho, su consumo incide de forma importante en la reducción de las probabilidades de contraer cáncer, así como otras infecciones. Es también esencial para la salud mental, en los jóvenes con depresión y las personas mayores con demencia senil se suelen encontrar niveles muy bajos de vitamina D.

Pero lo importante es que al introducir vitamina D a nuestros alimentos, nos aseguremos que esta sea Vitamina D3, también conocida como colecalciferol. Con frecuencia, la vitamina D que contienen los alimentos procesados y los multi-vitamínicos de baja calidad es la vitamina D2 o ergocalciferol, la cual es sintética y poco beneficiosa para nuestro organismo.

Pero, ¿cuál es la extensión real de los beneficios que nos puede proporcionar la vitamina D?

  1. Es una importante fuente de defensas que fortalecen tu cerebro

Como mencionamos anteriormente, consumir suficiente vitamina D es importante para tu salud neurológica. Investigaciones recientes, han arrojado nueva luz sobre la correlación entre la enfermedad de Alzheimer y la deficiencia de vitamina D.

Hay cerca de 35 millones de personas que presentan la enfermedad de Alzheimer alrededor del mundo. Más de 250.000 se encuentran en los países de habla hispana y se espera que ese número llegue hasta 1.500.000 de afectados para el año 2050.

No es que el consumo de vitamina D vaya a prevenir por completo el Alzheimer, pero considerando que cerca del 90% de los pacientes de Alzheimer tienen niveles muy bajos de vitamina D, los investigadores han decidido profundizar más en esta relación.

Un estudio reciente encontró una importante relación entre los efectos de la vitamina D y la aparición de Alzheimer en mujeres mayores. El estudio demostró que el grupo con la mayor ingesta de Vitamina D (20% de las participantes) experimentaron una incidencia menor de la enfermedad.

Otro estudio se enfocó en 300 personas mayores donde se descubrió un profundo incremento de casos de Alzheimer (de hasta el 250%) en personas con bajos niveles de Vitamina D en la sangre.

  1. Es un soporte nutricional contra las enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes se han incrementado dramáticamente en las décadas recientes, y en ese periodo de tiempo se han clasificado más de 80 tipos de enfermedades autoinmunes.

La Vitamina D es un potente modulador del sistema inmunológico y las enfermedades autoinmunes, las cuales son condiciones en las que el cuerpo y su sistema inmunológico (células blancas, células T, entre otras) son estimulados o “engañados” para atacar tejidos y órganos sanos del cuerpo, un proceso que no ocurre en condiciones normales.

Un estudio descubrió que las mujeres que consumieron un multi-vitamínico con apenas 400 IU/día de Vitamina D vieron reducidos hasta un 40% el riesgo de desarrollar artritis reumatoide (AR). En ese mismo orden, otro estudio demostró que altas dosis de Vitamina D resultaron en una notable mejoría en el 89% de los pacientes que padecían de AR, mientras que el 45% de los pacientes fueron dados de alta.

En este particular, no queda ninguna duda de que dosis adecuadas de vitamina D son muy beneficiosas para la salud de nuestras articulaciones.

  1. Brinda apoyo para nuestro Sistema Inmunológico

La gripe y el resfriado común son dos de las enfermedades más comunes que han plagado a la humanidad desde hace siglos y aun no hemos logrado descifrar como erradicarlas. Y aunque los resfriados son potencialmente peligrosos en un subgrupo reducido de personas, generalmente son vistas más como una molestia que como una enfermedad mortal. Usualmente, esta dolencia ocurre cuando nuestro sistema inmunológico (nuestra principal línea de defensa) no funciona apropiadamente.

Es allí donde la Vitamina D juega un papel importante, ya que estimula la producción de poderosos péptidos en las células blancas y también en las células epiteliales, protegiendo de esa manera de infecciones a los pulmones. También, como ya hemos visto, la vitamina D puede modular la respuesta autoinmune y fortalecer las defensas inmunológicas.

Un estudio de la revista American Journal of Clinical Nutrition (Revista de Nutrición Médica Estadounidense) mostró que los niños en edad escolar que recibían una dosis diaria de 1200 IU de vitamina D, presentaban 42% menos probabilidad de contraer Influenza del tipo A durante los meses fríos.

Es importante tener esto en cuenta durante las épocas lluviosas o en lugares de climas nublados donde se incrementan los casos de gripe, dado que los rayos solares (una fuente importante de vitamina D) se encuentran bloqueados, por ello la producción de Vitamina D de nuestro cuerpo se hace insuficiente