Es imprescindible en un recetario de legumbres incluir el hummus, plato de la cocina árabe. El garbanzo es su principal componente, con sus hidratos de carbono, su contenido en fibra, vitaminas y minerales. Es ideal para las personas diabéticas. Esta receta es de la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla, que hicimos en un seminario y que nos encantó.

Ingredientes: 400 g de garbanzos remojados, 1 cucharada de tahín (pasta de sésamo), 1 limón, 1 diente de ajo, 1 yogur natural, agua, aceite de oliva virgen extra, sal, ½ cucharadita de comino en polvo y pimentón.

Se colocan los garbanzos en un vaso batidor, se pica el ajo y se incorpora el zumo de limón. Se agrega el tahín, el yogur, el comino, la sal y, si vemos que está demasiado espeso, se añade un chorrito de agua. Se tritura todo en la batidora.

Para servir el hummus se coloca en un bol, se espolvorea un poco de pimentón y se rocía con aceite de oliva. El hummus va muy bien para acompañar con tostas, verduras crudas y también el arroz.

Nosotros ya hemos adoptado esta receta.