Nos llega una nueva colaboración de Edith Gómez, en esta ocasión con un artículo relacionado con el ejercicio físico, en el agua de las piscinas, el modo más fácil de movernos en el verano para cuidarnos. 

Llegaron las vacaciones, y para no dejar de lado tu rutina de ejercicios, lo mejor es que aproveches esos días libres y el entorno donde lo pasas para mantener tu actividad física a tope.  

El agua como ambiente para ejercitarte es de los mejores que existen, ya que te permite conseguir un mejor rendimiento físico y además por la baja gravedad que se siente cuando te sumerges, la exigencia es más apacible.

Teniendo en cuenta que el calor del verano puede ser un factor que te desmotive a cumplir tu régimen de ejercicio, lo ideal es que logres tonificar tus cuerpo y pierdas calorías mientras te mantienes fresca.

Por eso hemos decidido revelarte en este artículo cuáles son las mejores 5 rutinas de ejercicios que puedes realizar sin problemas dentro del agua y que proporcionarán más beneficios.

Ingerir suplementos que te ayuden a mantener tu rendimiento físico es ideal si quieres desempeñarte de forma correcta dentro y fuera del agua; para ellos te invitamos a que averigües todos los beneficios que ofrece la creatina.

  • Caminar y correr: este es de los ejercicios más eficientes que existen para poder fortalecer la musculatura del cuerpo gracias a la presión que ejerce el agua cuando se practica. La puedes realizar en dos modalidades, caminar o intentar correr, en la primera con lograr dar de 20 a 30 pasos ida y vuelta a lo largo de la piscina conseguirás quemar entre 10 y 12 calorías por repetición.

 

La segunda modalidad es correr, y el nivel de exigencia es mucho mayor porque el agua no te permitirá tener mucha destreza; por ello es necesario que el correr sea en rutinas alternadas de máximo un minuto, la puedes hacer entre las repeticiones de las caminatas. Para evitar el efecto flotador y conseguir mejores beneficios lo mejor es que cuentes con unas zapatillas para el agua que te permitan mejor movilidad.

 

  • Levantamientos de piernas de forma lateral y frontal: otro exigente ejercicio que te ayudará a conseguir unas piernas más tonificadas y fuertes. Para realizarlo con éxito tienes que encontrar soporte en el borde de la piscina o en un compañero de ejercicios; una vez lo tengas lo siguiente es adoptar una postura recta y procederé a levantar las piernas a los lados de forma lenta y precisa.

 

Luego de realizar las 10 repeticiones por cada pierna de esa modalidad lo siguiente es comenzar a hacer los levantamientos frontales. Para ello debes mantener la misma postura inicial y el soporte y comenzar a subir y bajar tus piernas, bien estiradas; recuerda contraer los músculos de los glúteos y del abdomen para que estos también se vean beneficiados por los resultados de esta rutina.

 

  • Zancadas: esta rutina también la debes realizar de forma frontal y lateral para lograr mejores resultados. Lo ideal es que las hagas en una piscina de menor profundidad para tener dominio sobre tus movimientos; comienza por hacerlas frontal en repeticiones de 10 zancadas por piernas, asegúrate de estirarlas lo más que puedas para estimular mejor los músculos de las zonas que trabajas. Haz lo mismo de forma lateral y goza de los beneficios.

 

  • Rodilla al pecho y el clavo: para realizar con éxitos estos ejercicios también necesitas contar con el soporte de una superficie estable que te ayude a mantenerte en el mismo lugar. Con la espalda pegada al borde la piscina y los brazos extendidos a los lados para ganar soporte, comienza a elevar ambas rodillas hasta el pecho de forma lenta y constante. Con 20 repeticiones tu abdomen y brazos de fortalecerán.

En el caso del clavo deberás mantener la misma posición, pero en lugar de subir las rodillas al pecho solo tendrás que estirar muy bien las piernas y elevarlas hasta lograr un ángulo de 90 grados. Para reforzar los beneficios, una vez que tengas las piernas elevadas intenta moverlas de lado a lado para marcar mejor el abdomen.

 

  • Nado estilo libre: obviamente no puedes dejar de lado un poco de natación si te encuentras dentro de una piscina. Una vez hayas realizado todos esos ejercicios a tu cuerpo le vendría bien algo de movimientos menos estrictos, y para ello el estilo libre es lo mejor. Hazlo por 10 minutos y fortalece así todo tu cuerpo.

 

En la piscina se pueden quemar muchas calorías, y para reforzar ese beneficio lo mejor es que consumas una dieta rica en alimentos que ayuden a estimular tu metabolismo