CarritoMe hago eco de un interesante artículo publicado por la página gastronomía y cía, que recoge consejos para abaratar un poco la cesta de la compra, al mismo tiempo que adquirimos alimentos para una alimentación sana. Se parte de la base de que comer sano es un poco más caro que comer mal, a base de alimentos procesados, pero tampoco es para tanto. Veamos:

1.- PLANIFICAR, es un modo de organizarnos, estableciendo los menús semanales por cada día de la semana, y comprando luego lo que necesitamos para elaborar esas comidas. Así evitamos comprar de más y que luego se nos estropee.

2.- BUSCAR Y COMPARAR EL MEJOR PRECIO, siempre para alimentos semejantes. Es cuestión de perder un poco el tiempo en busca de ofertas, tanto en productos frescos como envasados.

3.- MEJOR ALIMENTOS DE TEMPORADA, porque estarán más baratos, y sobre todo si se venden a granel, evitan tantos envases o residuos.

4.- LOS ALIMENTOS “RÁPIDOS” SON MÁS CAROS: la industria nos ofrece productos procesados para ahorrarnos tiempo, pero siempre son más caros, además de tener menos calidad.

5.- COMPRAR LOS BUENOS, NUTRITIVOS Y BARATOS: léase las legumbres, algunos frutos secos, carnes blancas, algunos pescados azules de buen precio….

6.- COCINAR UN DÍA PARA TODA LA SEMANA, refrigerando o congelando lo cocinado. Es cuestión de encontrar buenas recetas y conservar las fiambreras para tenerlas a mano durante varios días.

7.- AJUSTAR CANTIDADES es la ventaja de comprar a granel. Es interesante comprar por unidades en vez de por peso, porque así calculamos mejor lo que vamos a gastar en la cocina.

8.- SABER CONSERVAR LOS ALIMENTOS, es algo fundamental. La nevera es la guardiana de lo que vamos a comer, y la temperatura de refrigeración y de congelación debe ser la correcta, además del orden del interior de la nevera. Organización se llama.

9.- COME EN CASA: comer fuera es siempre más caro, aunque pueda resultar un verdadero placer. Si cocinas con organización, siempre tendrás la comida disponible en casa. Es lo que dice este blog.

10.-  EVITA LOS SUPERFLUOS, ya sabes: golosinas, refrescos, precocinados, dulces, etc. Alimentos que no son necesarios para comer sano y que incrementan la cesta de la compra.

Espero que este artículo os haya servido de algo, a mí mucho.