Cafetera_editado-1Se ha hablado últimamente del estudio que sitúa a los consumidores de café –de tres tazas diarias concretamente- con tener pocas posibilidades de morir prematuramente. Viene a afirmar que el café es más o menos un seguro de vida, un medicamento infalible. Con tal motivo, la página Directo al Paladar ha puesto las cosas claras preguntando a los expertos. El café no es el único factor a estudiar como beneficio para una calidad de vida. Hay otras razones que pueden influir. Veamos.

Lo primero, dejar claro que un café+azúcar+galletas tres veces al día es tan malo ahora como antes de la investigación.

Además, hay que leerse bien el estudio original, que se ha realizado en 10 países europeos, con una muestra de medio millón de personas durante 16 años. Pero hubo otro estudio previo, en USA, con casi 200.000 personas durante el mismo tiempo. En ambos casos, se observó una gran población, durante muchos años, con personas de diferentes culturas y costumbres y modos de tomar café.

El primer estudio lo financió la Comisión Europea y científicos de la OMS, y el segundo el Instituto Nacional del Cáncer estadounidense.

Las conclusiones advierten que los supuestos beneficios del café vienen por los polifenoles antioxidantes (no por la cafeína), y que son la causa de la reducción de una muerte prematura en el 18% de hombres y el 8% de mujeres que consumen 3 tazas al día. Al parecer, había entre ellos menor incidencia de enfermedades cardiovasculares y digestivas.

Sin embargo, el estudio anterior subrayaba que los efectos positivos del café quedaban anulados con el daño producido por el tabaco. Y los expertos indican que no pueden señalar una relación causa-efecto entre consumo de café y más años de vida.

Entre otras cosas, el estudio no incluye el nivel socio-económico de los ciudadanos que consumían café. Tal vez tomaban el café más caro y de mejor calidad, e incluso una alimentación más saludable u observaban mejores estilos de vida. No es lo mismo el café puro molido en casa que el torrefacto que venden con azúcar incorporado. Ni se parecen el café aguado americano con el café puro italiano.

Para ellos, algunos aspectos son cuestionables y no sirven para extraer conclusiones. El café contiene sustancias beneficiosas como polifenoles, taninos, resveratrol, etc. Pero no se conocen los hábitos de vida de las personas estudiadas ni el tipo de café que consumían (arábica suave o robusta). Además, hay que sopesar el tamaño de la taza de café.

El influyente nutricionista Julio Basulto lo tiene claro: “El café no sustituye un estilo de vida saludable y dieta sana”. Él cree que el café tiene sus pros y sus contras, pero no sustituye nunca a una dieta rica en verduras, frutas y hortalizas.

Y otro tecnólogo alimentario y dietista-nutricionista, Aitor Sánchez (blog Mi dieta cojea), ha manifestado su desconfianza ante las conclusiones del estudio.

En suma: tomar café no nos libra de comer sano ni de hacer ejercicio, que es lo que se aconseja siempre.

Y yo añado esto:

«Tanto tomado como un rápido estimulante matutino, o como el final perfecto de una estupenda comida, el café se considera todavía un auténtico placer….es ideal para los grandes amantes de la vida en general». Del libro El Café. La dolce vita.Edimat libros.