img034A Javier Osuna, el miércoles pasado, le tocó abrir la tercera jornada del seminario sobre la interesante manzana Arbolí-Plaza de las Flores de Cádiz, organizado en los cursos de verano de la Universidad. Osuna es conocido y premiado presentador y productor de radio, además de investigador de flamenco y carnaval. Su ponencia: “El Círculo Modernista (1903-1906). Teatro y tangos en Arbolí», contribuyó a explicar un uso más de los muchos que tuvo este espacio cultural gaditano conocido como La Casa de la Camorra.

Principios del siglo XX. Tras unos años de tímidos usos musicales, se funda en 1903 en el edificio de La Camorra el Círculo Modernista, un espacio de ocio y cultura que apenas funcionó 3 años, pero que dejó un intenso curriculum en la ciudad. El carnaval era ya una manifestación importante en Cádiz y traspasaba fronteras locales y nacionales. Y el presidente de la nueva entidad fue uno de sus pilares: Antonio Rodríguez Martínez “El Tío de la Tiza” (1861-1912).

Nuestro protagonista nace en Cádiz, de padre artesano y madre bordadora de origen valenciano. Se bautiza en San Lorenzo. Su padre abandona a su madre. Antonio recibe formación en el Instituto del Rosario, y en 1881 es llamado a quintas (por entonces eran 8 años de servicio militar), e intenta no ir, pero no lo consigue. Se emplea en la Sociedad Cooperativa Gaditana de Fabricación de Gas, como guarda. Años más tarde trabajaría en la fábrica de Sevilla de inspector.

Se relaciona con una señora de Grazalema, casada, con la que tuvo una hija, trasladándose a los Callejones de Cardoso con ella y la hija de ambos. Nace su 2º hijo que muere pronto, y el tercero, Francisco, es el único que deja descendencia. Pero en 1905 abandona a su pareja y se marcha a Sevilla con la sastra de la agrupación, negándose a reconocer al cuarto hijo de su mujer anterior.

Era un carnaval distinto al de hoy, con otros formatos,  que discurría solo por el casco histórico de la ciudad de Cádiz, si bien el barrio de La Viña era su cantera. Osuna se refirió a la agrupación que en 1872-73 salió como La Goleta de Vapor Temible, con carroza, barco, orquesta y voces, que causó gran impacto. El Tío de la Tiza tenía por entonces 10 años.

En 1885 El Tío de la Tiza empieza a sacar agrupaciones: comparsas (los actuales coros), como Escuela Taurina y Los Viejos Cooperativos (1887). Actuó en el Café Silverio de Sevilla, propiedad del gran cantaor de este nombre. Pero Las Viejas Ricas, una agrupación predecesora, fue la más importante de todos los tiempos. Era alcalde de Cádiz Cayetano del Toro. Y por citar otro ejemplo, el emotivo tango patriótico del coro Los Claveles (1896), que interpretó la actriz María Guerrero en el Teatro Real de Madrid.

También aludió Osuna a otra de sus creaciones: el coro Los Abanicos, con el famoso tango de la Bicicleta. Subrayó que el popurrí, pieza musical que incluyen todas las agrupaciones del carnaval de hoy, data del siglo XVIII y XIX,  y se dedicaba a trozos de zarzuelas de la época.

IMG_2954Precisamente en 1897, el cantante Ángel Gregorio Villoldo, en Argentina, intérprete del tango porteño de los antiguos cafetines, se aprovecha y canta el tango de Los Abanicos (música y carnaval de ida y vuelta). En aquellos tiempos los libretos de carnaval eran “tiras” de papel, de las que se imprimían entre 3.000 y 5.000 ejemplares. (En 1900, con su coro Los Luceros, compone el tango dedicado a la plaza de abastos de Cádiz). Ya habían empezado las grabaciones en cilindros de cera. En 1901 saca la agrupación Los Gallos. Desde 1890 los coros cantan ya en la castiza plaza de las Flores, y llevan publicidad en las carrozas.

En febrero de 1903 El Tío de la Tiza saca “Los Lilas”, es entrevistado en la prensa y se convierte en autor famoso. Su agrupación llevaba unos muñecos con los que interactuaban. Los coros tenían pocos miembros y músicos. No se empleaba el laúd, que es del siglo XX. Solo bandurrias y guitarra, con 1º y 2º voz, sin bajo.

Antonio Rodríguez El Tío de la Tiza era un rompedor. Empleaba instrumentos inéditos en el carnaval como la lira o el silbato. Se sabe que conocidas cupletistas de la época cantaron algunos de sus tangos, como la famosa Pilar Cohen. Lo que hoy llamamos cuplé para definir lo que no es tango en la música de coros, antes se llamaba según el ritmo (polka, ka-ke-wall gaditano, tango o bulería).

El Círculo Modernista nace el 27 de septiembre de 1903 con una función de gala, como foco cultural para organizar bailes de máscaras, certámenes literarios, concursos, etc., al modo de las sociedades de recreo del siglo XX. Tenía un teatro con 900 localidades, como otros coliseos de la época. Su propietario, Faustino Rupérez, hizo para ello grandes reformas, con jardines interiores que acogieron veladas flamencas, con figuras como el famoso Patiño o Manuel Pérez El Pollo, guitarrista que acompañó a Enrique El Mellizo, y que formó parte de lo que se llamó la escuela de guitarra gaditana. Serafín Pro organizó zarzuelas, dramas, teatro de sainetes, comedias, carnaval y bailes de máscaras de periodicidad semanal. Acogió una compañía de autores aficionados, en el verano de 1903. Se sabe que además de su gran producción teatral, contó con un orfeón de 50 voces, con el pianista Paspatti.

Antonio Rodríguez El Tío de la Tiza fue siempre su presidente, con gran apoyo de la prensa local. Fueron 174 las zarzuelas representadas en menos de 3 años de vida, antes de acoger la Real Academia de Santa Cecilia y la Escuela de Comercio. Entonces existían en Cádiz el Teatro Principal (Plaza del Palillero), el Cómico, el Eslava (Hospital de Mujeres), el Circo Gaditano (Plaza de Jesús Nazareno), el Teatro del Parque Genovés y el Gran Teatro (Hoy Teatro Falla). Al mismo tiempo funcionaban otros pequeños teatros o salones de variedades. Fue interesante el gran cuadro lírico del Círculo Modernista.

Como prueba de la importancia del Círculo, en 1904 la entidad solicita una caseta al Ayuntamiento para participar en la Velada de los Ángeles, en tiempos del artista Antonio Accame; se calculaba para un aforo de 700-800 personas, socios de la entidad.

En abril de 1906 se disuelve el Círculo Modernista. El Tío de la Tiza ya no residía en Cádiz, y evidentemente era el alma de la institución. No obstante, sus agrupaciones siguieron triunfando en locales como el Teatro Novedades de Sevilla (junto a La Campana actual).  Viajaban a Madrid, Barcelona y País Vasco. Hubo agrupaciones de carnaval de Cádiz que»cruzaron el charco». Osuna recordó que los tangos, música de percusión, son de herencia cubana.

El Tío de la Tiza fallece en 1912.

Más información:

El Tío de la Tiza: 131 años de su debut

Los duros antiguos, tangos, atunes y tunantes

 

(Después del Círculo Modernista, la Casa de la Camorra conocería otros nuevos inquilinos).