Chiringuito Miami&MardelevaPero cumpliendo cincuenta años, que no son cualquier cosa, revitalizados y actualizados a los nuevos tiempos, en la localidad onubense de Punta Umbría. Este año ha ampliado su nombre: Miami&MardeLeva, como extensión a su línea de tapas. En esta semana comenzará su apertura diaria, por el funcionamiento propio del verano. La noticia es que sigue mejorando y diversificando la carta. No hay por qué comer siempre pescao frito en las localidades costeras. Las verduras también existen.

La decoración del Chiringuito Miami es la clásica de un establecimiento de este estilo aunque muy cuidada, pero su mejor opción es conservar el techo de cañizo, que hace las veces de aire acondicionado natural, permitiendo comer a una temperatura agradable a pesar de los rayos solares que se reflejan en los platos, y oliendo a mar a través de la brisa que entra por las cañas.

Chiringuito Miami mosaico2Cuenta además con una pequeña barra de espera o de tapeo, e igualmente con una terraza a pie de arena para las tardes. Ha ampliado el servicio de camareros. La cocina la dirige Mercedes, que regenta el chiringuito que heredó de sus padres (1967), junto a Juan José, su marido. Ambos están están formados en cocina y productos ecológicos.

Ensalada de tomates kumato con langostinos en ceviche, ensaladilla de marisco y crujiente cebolla, croquetas de algas y parmesano, y el risotto Mardeleva, con un toque marino, son algunos de los platos propios de una gastronomía actual. No obstante, los pescados frescos de la costa siguen teniendo su propio apartado en la carta: corvina, lenguado plancha, etc., pero también boquerones o chocos fritos.

Me consta que en el Chiringuito Miami apuestan por la cocina saludable y eso se nota. Los postres incorporan verduras (tarta de zanahoria) o frutas del bosque. Sencillos, sanos y ricos.

En resumen, un lugar donde comer bastante bien, con buena relación calidad precio, y sin dejar su esencia de chiringuito: sol, olor y brisa.

¡Y que cumpla muchos más!