solomillo al WellingtonÉste ha sido el plato más notable –a mi entender- de la clase de hoy en el curso de Cocina para Novatos, en la Escuela de Hostelería de Sevilla. Una receta cuyo origen se pierde en el tiempo, si bien se atribuye por el nombre al primer Duque de Wellington, sir Arthur Wellesley, político y militar británico del siglo XVIII, y uno de los personajes más notables de su época. Se trata de envolver la carne en un crepe o pasta, para retener la humedad y evitar así que el hojaldre se humedezca. Por dentro, conserva un gran sabor y jugosidad. Hoy tocaba carnes.

Ingredientes para 4 personas: 2 solomillos de cerdo, 1 lámina de hojaldre, 8 champiñones, cintas de beicon, mostaza, 1 huevo.

En primer lugar, salteamos los champiñones y los trituramos hasta conseguir una pasta.

Doramos el solomillo salpimentado y cortamos el beicon en láminas finas.

Hay que enfriar el solomillo, para que no empape el hojaldre, y enseguida lo pintamos con mostaza.

Sobre esta salsa, añadimos la pasta de champiñones, y por último forramos la carne con las láminas de beicon, envolviendo en el hojaldre que tenemos preparado.

Pintamos con huevo y horneamos a 200º C durante 12 minutos.

(Nunca abrir la puerta del horno).

Sacamos el solomillo y lo cortamos en trozos para servir.