Cata vinos Remelluri_editado-1El pasado jueves la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla acogió una cata de vinos de Bodegas Remelluri (La Rioja alavesa), a cargo de Telmo Rodríguez, en un acto promovido por Rafael Bellido, empresario y sumiller, presidente de la Federación de Sumilleres de Andalucía y Sevilla. Se cataron Magnum de Blanco 2013, Magnum de Remelluri 2005, Remelluri 2009 y Remelluri 2010, es decir, añadas nuevas y antiguas.

Telmo Rodríguez “el hombre que resucita viñedos”, es una referencia mundial del vino español, a base de tradición, paisaje y artesanía. Su filosofía es la vuelta atrás en la viticultura, devolviendo de ese modo el prestigio perdido a los vinos de La Rioja, además de conseguir rentabilizar su proyecto.

Este activista de la viticultura empezó en el año 96, con la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez en Málaga, con vinos incluso desaparecidos con la filoxera. El famoso “Málaga Virgen” fue un sucedáneo. Pero prefirió la zona del noroeste español para su proyecto, donde el viñedo lucha por sobrevivir contra el clima. Está convencido de que dentro de 10 años España será una potencia en vinos.

Cata vinos Remelluri2Para él la tendencia de abaratar el precio de los vinos en el mercado solo está consiguiendo dar una mala imagen del sector, igual que con los alimentos. Y puso como ejemplo los vinos de “Rueda”, comarca que se ha desprestigiado.

Durante su charla habló de dos mundos: el del producto y el del mercado. También Jerez ha vivido la depreciación de su producto por querer hacerse más competitivo a través de la regulación de la Denominación de Origen.

España es el país más complejo de Europa: con 2/3 de las especies marinas europeas y el 72% de la diversidad natural. La Rioja, tiene 70 variedades de uva y Jerez de la Frontera, 120. España y Francia poseen variedades de uva mejorantes (Cabernet, Merlot, etc.). De ahí la importancia de la coplantación.

Telmo habló de volver a lo de antes, a un sistema más humano, porque en el vino, se ha matado al viticultor. Ahora se habla solo de marcas, sin saber lo que hay detrás.

España, con el mayor viñedo del mundo, funciona solo a base de cooperativas. Jerez y La Rioja se han convertido en grandes empresas, con bodegas que comercializan más de 80.000 botellas, una auténtica barbaridad industrial. Es hora de recuperar el oficio de viticultor.

Rodríguez rememoró la historia desde 2003 en Bodegas Remelluri. Sus padres le dedicaron 50 años de trabajo, sin grandes inversiones. Para él fue volver atrás, recuperar el pasado, ya que se le estaba dando la espalda al campo. En La Rioja entonces todo estaba en venta. El monte no tenía electricidad, y así compraron la tierra. Se estudió la finca Remelluri, la propiedad más antigua de La Rioja, con restos de lagares rupestres. Un vino no se inventa, sino que vuelve a la tierra. Remelluri es un nombre medieval (país vasco), que en el siglo XVI era de la Iglesia. Al igual que Francia o Alemania, los sitios de energía estaban junto a los monasterios y allí se plantaban viñedos.

Hoy no se observa ni se trabaja con profundidad. 50 años llevan con este vino.

En 1620, una carta del dueño de la finca Ntra. Señora de Remelluri, se queja de que se estaba haciendo mal vino.

En 2010, se produce la vuelta. Telmo disminuye la producción un 40% y aumenta los costes un 35%. Para hacer un gran vino es necesario un sacrificio. Pero el problema es la trampa de las marcas y el éxito comercial, ya desde la compra de viñedos. Si hay éxito, aumenta la producción. Hace 80 años, en La Rioja se comercializaban 200.000 botellas, hoy, 4 millones. Ahora no se sabe de dónde viene la botella.

El gran vino es producto de origen y envejecimiento. Su familia ha estado comprando durante 40 años uvas a viticultores cercanos y conocidos. La embotelladora es quien da el origen al vino y los consejos reguladores, para que no degeneren. Si el vino domina los elementos externos, al final, se vinculan al proceso.

Remelluri pasó de 550.000 a 250.000 botellas. En los 70 se duplican las producciones en Europa. Pero en La Rioja los viticultores están trabajando mal.

Antes, se vendía el 85% en España y el resto se exportaba; Ahora se exporta el 50%. Hay un enfoque más selecto para que se diferencie, y no ser solo un vino de moda. Ya no se cita el término “Reserva”.

Se han dado grandes cambios en la viticultura española, como en el mayo del 68. Con el llamado Manifiesto Matador, surgen reflexiones sobre el viñedo, con bodegueros, periodistas, intelectuales, y letrados. Hay un tren de cambio que está pasando, con oportunidades y excelencias, y con gente que habla de su trabajo. Esto tuvo repercusión para aprovechar el talento. Se está trabajando en asociaciones de pequeños productores en España.

Remelluri cuenta con 200 pequeñas parcelas, con experiencia y con viñedos viejos, y con 90 Ha de propiedad. Hay que conocer los gustos y perfiles. El mensaje es el significado de cada vino (En la Rioja alavesa, La Bastida, San Vicente de la Sonsierra…..)

Al final, las grandes bodegas ganan. Se han abandonado viñedos buenos por no ser rentables. Hoy los jóvenes bodegueros aman el vino, y solo beben con buenos vinos.

Por primera vez interesa el vino en España. Desde los 70 se están estropeando los vinos de Rioja. El suelo no cambia, tiene una gran memoria.