Algunas curiosidades de cocinaEn todos los talleres y cursos de cocina aprendo algo. Pero también escuchando a profesionales con experiencia, como al jefe de sala del Ventorrilo El Chato, en Cádiz, (Manolo Galvín) o al Chef de Ovejas Negras en Sevilla (Carlos Escuín). Aquí cuento algunas curiosidades:

El tronquito del brócoli se puede separar del arbolito, limpiar previamente un poco y cortar en rodajas, para ser aliñado con una vinagreta de toda la vida. Así nos lo comimos en casa y nos encantó. En la cocina todo se aprovecha.

Para congelar la zanahoria, lo mejor es pelarla y cocerla durante dos minutos para que pierda el almidón que tiene. Se deja enfriar y al congelador para futuros usos.

Y para congelar las hierbas aromáticas (hierbabuena o albahaca por ejemplo) lo ideal es introducirla en un pequeño recipiente de congelación y añadirles un chorrito de aceite por encima. De ese modo siempre lo tendremos disponible.

Los sofritos pueden congelarse pero no pasados por batidora, sino en sus trozos medianos originales, de ese modo se reciclan sobre todo en hostelería, dónde el tiempo es oro. (Esto lo aprendí de Charo Galvez, gerente del restaurante ecológico y vegano ORGANIC`S, en Sevilla.