El haber sido jurado en la IV Ruta del Ibérico en Tarifa (Cádiz) nos permitió hacer un recorrido muy interesante por la hostelería local, en un muestrario variado de formatos de establecimientos. Uno de ellos, ganador por cierto del segundo premio en la Ruta, es La Galería Vasca, situado en la planta baja de un céntrico y pequeño hotel con encanto, El Convento, que ocupó en el pasado la orden Trinitaria y que fue casi destruido por la invasión francesa.

La Galeria vasca2Sonia Barros y Bilgai Rivera son dos cocineros llegados de San Sebastián, que llevan residiendo y trabajando en Tarifa cuatro años, si bien es ahora cuando se han lanzado a este proyecto propio que es La Galería Vasca, y que se orienta a una cocina de fusión vasco-andaluza con toques actuales. Todas las materias primas empleadas son de la zona.

El local tiene una moderna decoración y una espaciosa barra, que lo hacen muy atractivo. Las paredes descubren pequeños lienzos de la antigua muralla del edificio. Pero su mayor baza es poder contar con el amplio espacio trasero que se conserva del antiguo convento, con sus muros y huecos de la zona de servicio. Y es que la zona permite acoger en el verano la organización de eventos al aire libre, así como la instalación de un chiringuito o barbacoa.

Dado lo apretado de nuestro recorrido en la Ruta de la Tapa, el tiempo solo nos permitió desayunar en La Galería Vasca. Pero su carta y sugerencias prometen. Su tapa Masaila (carrillera en euskera) demostró la solvencia en preparación y emplatado, y que sí probamos.

Para poder dar una completa opinión, tendremos que sentarnos a comer en La Galería Vasca. De momento nos ha gustado el aspecto exterior del local, la tapa presentada a concurso, su profesionalidad y el contenido de su carta. Por supuesto, influye la trayectoria de sus cocineros. La Galería Vasca cuenta ya con una fiel clientela.

Por lo que hemos visto, Tarifa tiene de todo en su hostelería, incluso tapas de alta cocina.