La Bernarda1La amplia acera que discurre junto al puente de San Bernardo, en Sevilla, no para de crecer en oferta hostelera. La última incorporación ha sido en una especie de nave en bruto, adosada al Parque de Bomberos. En ella se han llevado a cabo obras de consolidación, reforma interior y decoración, y se ha convertido en un loft hostelero que goza de la mejor visibilidad exterior, y que atrae todas las miradas. Se llama La Bernarda.

Con amplia fachada para acoger una generosa terraza, el local se autodenomina Slow Bar, término que supone una filosofía de comida lenta y alejada del estrés, aunque es cierto que en los primeros días de su apertura –hace escasamente un mes- el público no ha parado de acudir y provocar listas de espera para la reserva, con el consiguiente nerviosismo hostelero. Desde luego, solo por ver la decoración interior, merece la pena entrar.

La Bernarda mos2Con techos muy altos, plantas frondosas, y suelos retro que recrean el estilo de las antiguas casas del barrio, La Bernarda es un ejemplo de creación de ambientes. Ahora hemos de hablar de sus tapas, que para ello fuimos, en un espacio que permite la comodidad por la amplitud de la distancia entre las mesas. También hay que decir que el ruido de voces no es demasiado molesto. Por cierto, cada mesa lleva el nombre de una calle del barrio.

Pedimos ensaladilla de gambas, mayonesa ligera y cebollino; croquetas en salsa tártara; albóndigas de mejillones; risotto de setas de temporada y lascas de parmesano; ensalada templada de espárragos y setas, y meloso de ternera frinxat de patata.

La Bernarda mos3Dimos buena nota a las croquetas, al meloso de ternera y al arroz. No tanto a la ensalada por su desproporción. El servicio de cerveza nos pareció correcto.

Hay que comprender que el establecimiento lleva poco tiempo abierto y que aún necesitan un poco de rodaje. Pero tienen buena disposición y la cocina es profesional y experta.

Magníficos postres y cócteles con y sin alcohol completan su carta, como referencia a un gastrobar multihoras.

La Bernarda ofrece un ambiente glamouroso día y noche, completando una ribera de modernos gastro bares que son ya núcleo de atracción en esta zona de Sevilla.