Incógnita o puro engaño, porque según indica la revista OCU de noviembre, es frecuente que el mejor café venga adulterado con otros compuestos extraños u otros granos de menor calidad. Todo ello lo prueban los análisis genéticos realizados por laboratorios. La variedad Arábica –de más calidad y precio- contiene a veces granos de la variedad Robusta, inferior y más barato.

La web de la Federación Española del Café indica que a causa del crecimiento del consumo de café han llegado al mercado países productores como Vietnam, Indonesia o India, con una sobre oferta de café, que han provocado la caída de precios en los últimos años. No hay más que leer las pizarras de muchas de nuestras cafeterías, con cifras cada vez más bajas. Y es que el sector del café está soportando grandes presiones.

El café Arábica dobla el precio del Robusta, variedad ésta muy frecuente en los cafés corrientes que nos sirven, y que se disfraza con un buen chorreón de leche y algunas cucharadas de azúcar. Por eso, en la calle me he pasado al té. No soporto el sabor de los malos cafés, que además tomo sin edulcorar.

OCU NOVIEMBREPor otro lado, se están poniendo de moda los cafés llamados selectos, hechos con diversas técnicas y combinaciones, que en raras ocasiones declaran claramente su origen, variedad y mezclas. Nadie habla de la procedencia del café, como ocurre por ejemplo con el vino. Urge una lista de cafeterías que sirvan café de calidad para seguidores de esta bebida.

El caso es que –según OCU- se está dando una frecuente adulteración en los granos del café más caro, -el Arábica- con algunas sustancias o sucedáneos como cereales, azúcar o café Robusta, comprobado según análisis químicos.

Es cierto también que el café pasa por muchas manos hasta llegar al consumidor (productor, transportista, consumidor, intermediarios…), que hacen que la industria del café mueva millones de dólares al año, perdiendo también el control de la pureza del mismo.

Algunas entidades como la UCU exigen poner en práctica algún tipo de prueba analítica más fiable para garantizar la autenticidad del producto, ya que cuando el café se somete a altas temperaturas (torrefacto, soluble o liofilizado), se modifica su ADN.

La Unión Europea está muy preocupada por acabar con el fraude alimentario, destinando un alto presupuesto para ello, concretamente en alimentos como el aceite de oliva, el pescado y el whisky escocés. También están en riesgo de fraude alimentos como la leche, los cereales, la miel, las especias, el té y el café.

Lo dicho: el café solo en mi casa.

Algunas notas importantes:

Café Arábica: sabor suave, ácido, cuerpo ligero. 1,2 g de cafeína/litro. Se produce entre 1.500 y 3.000 kg/ha. A 1000-2000 m. de altitud. Entre 1,32 y 1,56 euros/libra se cotiza.

Café Robusta: sabor amargo, cuerpo intenso, 2 g de cafeína/litro. Se produce entre 2.300 y 4.000 kg/ha. A 0-700 m. de altitud. Se cotiza de 0,73 a 0,88 euros/libra.

Fuente: revista OCU Compra Maestra, mes de noviembre 2016.