Jornada cervantina Castro Rio grupoEl pasado viernes dia 23, asistimos en Castro del Río (Córdoba) a la I Jornada Cervantina, organizada por FECOAN, entidad de la que ya formamos parte como asociación gastronómica. El evento se desarrolló en  la Hospedería del Carmen, antiguo convento carmelita. Por el apoyo institucional de la Jornada, presidieron el acto autoridades locales y provinciales, representando a Fecoan su presidente, Pepe Oneto. Por la parte de las cofradías gastronómicas, asistieron grupos de Jaén, Sevilla, Málaga, Córdoba y Cádiz.

La localidad posee el título de “villa cervantina”, por haber vivido e incluso sufrido cárcel en ella el genial autor de El Quijote. De ahí que se haya querido vincular literatura con gastronomía y turismo.

MigueJORNADA CERVANTINA CASTRO DEL RIO_editado-1l de Cervantes escribió mucho sobre gastronomía (siglo XVII, siglo de oro), de clara influencia árabe. Se calcula que citó por ejemplo 150 formas de preparar los alimentos en El Quijote. Su familia era de origen cordobés. Como proveedor general de la Flota de Indias, tuvo problemas que le llevaron a la cárcel en Castro del Río, allá por 1587.

Tras un pequeño desayuno a base de los mejores aceites de oliva, magdalenas de la localidad y otras delicias, Francisco Melero Mora, ex inspector de Educación y estudioso del tema, ofreció una amena charla sobre Cervantes y su mundo, que vivió la batalla de Lepanto con 24 años. Fue un hombre muy preparado intelectualmente, que quiso acabar con los libros de caballería, con su Quijote, publicado en 1605. También citó la mala relación que tuvo con otros literatos contemporáneos suyos como por ejemplo Lope de Vega, autor acostumbrado al éxito y la admiración de sus seguidores, o Quevedo o Góngora.

Cofradias en mosaicoEl Quijote al principio no cuenta con el personaje de Sancho, pero el éxito justifica su presencia. En él se citan elaboraciones culinarias con liebres, gallinas, pájaros, palominos, etc., así como la olla podrida.

El programa cervantino continuó con un recorrido cultural por la localidad, partiendo de sus entradas o portillos árabes, orientadas hacia Córdoba. En Castro del Río no hubo nobleza, sino una clase social agrícola potentada, que construyó bellas casas solariegas, como la Casa Mendoza, de estilo herreriano, que compite en un concurso provincial de patios.

Castro del Río tiene su origen en un asentamiento ibérico, y ha dedicado una zona del recinto amurallado al profesor Castilla del Pino, prestigioso psiquiatra y académico gaditano, establecido en la localidad. También quedan recuerdos de movimientos anarquistas en el siglo XX, y por la localidad pasa el camino mozárabe a Santiago.

Tuvimos ocasión de conocer el edificio del Pósito Municipal (siglo XVII), hoy Centro de Interpretación de la Madera de Olivo, cuyo uso residual se destina al mueble, ya que es muy dura y resistente. Continuó el paseo con el castillo-fortaleza del siglo XV, construcción cristiana.

El almuerzo consistió en degustación de salmorejo, diferentes quesos, tortillitas de camarones (riquísimas y además perfectamente «pregonadas» a modo de vendedor), panizas (excepcionales) y la olla podrida, hecha según indicaciones de nuestro investigador gaditano Manuel Ruiz Torres, gastrónomo especializado en la cocina del doce.

Culminó la jornada con la actuación de artistas de la Peña Flamenca de Castro del Río, que interpretaron entre otros cantes, las famosas alegrías de Cádiz y de Córdoba.

Una jornada de encuentro entre distintas cofradías gastronómicas andaluzas, que entre otras cosas apoyan productos locales como el aceite de oliva virgen extra, el salmorejo o la dieta mediterránea. Un buen cambio de impresiones, que culminó con los dulces preparados por las componentes del grupo gaditano El Almirez, que presentaron una mesa impresionante en cantidad y calidad repostera, fruto de su trabajo.

Nuestro mayor agradecimiento al Ayuntamiento de Castro del Río por su acogida.