La Casapuerta Moises CamachoEl pequeño establecimiento de la calle Sagasta se está convirtiendo en un lugar de encuentro y debate de temas gaditanos, bajo la coordinación de José Manuel Serrano Cueto. El último ponente en pasar por allí ha sido el historiador Moisés Camacho, presidente de la Asociación para la Defensa e Investigación del Patrimonio, que –junto con otro miembro de la entidad, Antonio de la Cruz,  han dedicado hoy jueves su intervención a hablar del patrimonio de la ciudad, bajo el título “Cádiz Monumental”, con una gran asistencia de público.

La ponencia de Camacho fue una charla crítica alrededor de la nefasta gestión con los valiosos elementos patrimoniales existentes en la ciudad desde su fundación, como oportunidades de turismo y riqueza. Hizo un repaso por las épocas más relevantes de Cádiz, citando incluso su potencial como origen mitológico, más allá de la historia documentada.

Antigüedad: desde las islas que conformaban Gadir, fundación fenicia, apenas tenemos citas, como el uso del nombre de Hércules, su fundador. El mito de la Atlántida no se explota. Templos sumergidos de Melkart, Astarté o Kronos, soterrados en el castillo de San Sebastián, una joya sin mostrar.

Como excepción de buena gestión, el yacimiento Gadir (calle San Miguel), pero que cierra por las tardes. Igual que la Casa del Obispo, clausurada desde enero de 2015 por los conflictos contractuales. Gadir contaba con 5.000 habitantes.

Tuvimos la necrópolis más importante del mundo. Según el PGOU se calcula que contamos con 80-90 yacimientos soterrados, de la época fenicia y cartaginesa. Nuestro museo tiene un formato del siglo XIX.

Época romana: pocos restos quedan, pues sus materiales se reciclan en construcciones árabes. En 1980 aparece el teatro romano. Actualmente se está excavando sobre El Pópulo, con la Posada del Mesón, también elemento importante. El teatro se abrió gracias a la presión popular con denuncia en redes sociales.

La ciudad romana es de fisonomía púnica, con una neápolis en el barrio de Santa María (comprobado), en la calle Suárez de Salazar.A destacar la calzada romana, semienterrada en la arena de la playa de Cortadura, que conducía a Camposoto, sin informar, proteger ni señalizar.

Otro ejemplo es el Acueducto romano, Tempul, el 2º más largo del imperio y con los restos abandonados. En Plaza Asdrúbal, grafiteados.

La Casa del Obispo, un valioso Asklepieion, cerrado.El anfiteatro se le supone junto a las actuales Puertas de Tierra, y el circo en La Caleta (estaba en siglos XVI y XVII).

Los columbarios romanos de Puerta de Tierra, apenas se visitan, tal como la factoría de salazones, muy cercana al Canal Bahía Caleta, colmatado en la época romana. Villa romana en la Zona Franca sin información.

Cádiz almorávide: desde siglo IV al XI, sin importancia. El Pópulo es similar a un barrio árabe.

Cádiz medieval.-Castillo de la Villa (BIC), por su búsqueda aparece el Teatro Romano, allí estuvo preso Cristóbal Colón, y luego fue Escuela de Guardiamarinas. Iglesia de Santa Cruz (con cripta gótica). Casa de la Contaduría y Torre del Sagrario, cerrado también, con materiales apilados procedentes del teatro romano.

En 1493 Cádiz vuelve a la Corona de Castilla, facilitando la salida de Colón en su segundo viaje. Otra oportunidad perdida. Colón rezó en la iglesia de San Juan de Dios. Del saqueo de 1596 por las tropas del Conde de Essex no se informa a nadie.

Felipe II decide reconstruir la ciudad, fortificándola desde el siglo XVI al XVII, con el arquitecto militar Cristóbal de Rojas.

Las murallas de Cádiz hicieron infranqueable la ciudad. Los baluartes hoy están abandonados (Santiago, por ejemplo, en la Cuesta de las Calesas). Santa Catalina no informa de su historia y el castillo de San Sebastián, una joya, en estado lamentable.

En cuanto a los conventos, perdimos dos: el de los Descalzos y el de Capuchinos. La iglesia de la Pastora –otra joya- sigue siendo un mal ejemplo.

Siglo XVIII.- Comercio de Indias, Casa de la Contratación. Casas Palacio y torres miradores, que están abandonadas. Y las contraminas del subsuelo, con restos romanos y fenicios. Cádiz del centro y de las azoteas.

Se citó la Casa de calle Sagasta, 1, dónde estuvo el Consulado Británico, con la 2ª torre más alta de la ciudad. Expoliación y condena a varios anticuarios. Reformada en XVIII y XIX estilo isabelino. La estructura urbana de Cádiz es del XVIII, porque fue una ciudad muy importante. No olvidar el palacio de Veedor, 3 y el edificio de Valcárcel, obra de Torcuato Cayón.

Se propone fomentar una ruta de casas palacio, con la historia de cada casa.

Hasta aquí un somero inventario del patrimonio más relevante de Cádiz, hoy abandonado o en mal estado de mantenimiento. La Asociación ADIP está luchando por su recuperación para el futuro económico de la ciudad.