7876160-225x300En diciembre de 2011 publiqué una entrada sobre esta Dieta para adelgazar –el Peso Ideal- que triunfó en los años 80, y que yo misma practiqué por entonces con muy buenos resultados: perdí el peso deseado en un plazo de tiempo razonable (que no breve, 7 kilos en cuatro meses). Más de 200 comentarios ha recibido el post desde entonces, la mayoría preguntando por el libro con las pautas de alimentación del Peso Ideal.

Pero la nutrición es una ciencia nueva sujeta a revisiones, estudios y conclusiones de expertos en base a investigación y experimentación, que ofrece nuevas teorías.

Por ello, he querido contar con la opinión del conocido Dietista-Nutricionista sevillano Javier García Pereda a, licenciado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, sobre las contraindicaciones a este régimen de adelgazamiento, en principio tan inofensivo para la salud. Aquí la tenéis:

Javier-García-Pereda-nutricionista-imagen-en-linea«Este tipo de dietas se catalogan como dietas cetogénicas, es decir, el aporte de Hidratos de Carbono es tan mínimo que el cuerpo utiliza como recursos energéticos los “cuerpos cetónicos”, una especie de recurso energético de emergencia que se usa en caso de extrema necesidad, por lo que ya estamos ante una situación que nos hace dudar de este método. Porque una cosa es que yo use este mecanismo en una situación extrema, por ejemplo cuando estoy en un desierto sin comida, y otra es que todo el día lleve el cuerpo en esa “emergencia”…al final el cuerpo se rebelará contra nosotros.

Por otro lado, es un modelo de dieta MUY BAJA EN CALORÍAS, por lo tanto es lógico que se pierda peso, con tan poquita energía cualquier cuerpo pierde peso…pero claro, cuando pierdo peso….¿qué estoy perdiendo?…grasa?, músculo??, glucógeno?? Agua??

El problema de este tipo de dietas es que al ser tan pobre en energía y tan baja en carbohidratos, se pierde una gran cantidad de AGUA, GLUCÓGENO Y MÚSCULO, que en realidad, no es para nada lo deseable! Puesto que así, mi cuerpo está perdiendo estructuras vitales para nuestra vida, por lo que me sentiré cansado, sin fuerzas, desmotivado, etc…

Finalmente, una persona no puede estar sometida a tantísimas reglas alimentarias como: medir el peso de los alimentos, prohibiciones, obligaciones, etc…. Eso hace que nos volvamos esclavos de la alimentación y eso no es práctico, ni deseable.

En resumen, y para dar un mensaje claro, para comer de forma saludable tres reglas básicas: COMER MATERIAS PRIMAS (ES DECIR, ALIMENTOS FRESCOS Y POCO PROCESADOS) + DAR PRIORIDAD A LOS PRODUCTOS VEGETALES Y COCINAR!!!».

Creo que está muy clara la opinión de García Pereda sobre este modo de comer. Hay que buscar pautas sensatas, razonables, fáciles de aplicar en la cocina diaria, porque al final, son las van que van a permanecer en nuestros menús.

Y coincido con Javier en que la clave está en la cocina, en meternos en ella para preparar platos ricos, bajos en calorías, pero equilibrados en propiedades y nutrientes. Y está claro que la industria alimentaria no nos ayuda precisamente a llevarlo a cabo, pues no para de fabricar productos procesados que dicen servir para adelgazar (productos lights) y para no excedernos en calorías, cuando en realidad es lo contrario, además de no aportar propiedades nutritivas (llamadas calorías vacías).

El Peso Ideal basó su éxito en limitar hidratos de carbono, pero no a base del cuchareo clásico ni de sugerir pequeñas raciones, solo aconsejaba pesar las proteínas, ésas cuyo consumo se están disparando alegremente en nuestros menús diarios.

Hay que aprender a comer para adelgazar y sobre todo para mantenernos, pero con menús que estén dentro de un programa variado, con la grasa justa y con un poco de todo, y, por supuesto, practicando ejercicio o actividad física. Eso es lo difícil, o lo fácil, según se mire.

Nutricionistas como Javier García Pereda, enfocan el proceso de la pérdida de kilos de un modo realista y humano, porque tienen en cuenta el perfil personal del paciente, con sus circunstancias. No se trata solo de recetar cositas a la plancha, sino también de disfrutar comiendo buenos alimentos tras una buena organización en nuestra cocina.

Gracias a Javier por sus buenos consejos.