Cata Bodegas Yuste La CasapuertaLa charla de mi amiga María Luisa Ucero sobre el atún el pasado jueves en el Bar La Casapuerta tuvo un broche más que lucido con una cata de vinos de las Bodegas sanluqueñas Yuste y Argüeso, vinos que podremos encontrar en este pequeño establecimiento de la calle Sagasta de Cádiz: una manzanilla fina, un amontillado y un moscatel. La Casapuerta pareció “ampliar” su espacio, acogiendo durante una hora un escenario bodeguero.

Resumiendo:

Manzanilla fina La Montería, la más joven de Bodegas Yuste, con 4 años de crianza.  De color amarillo pálido, pajizo, típico de crianza biológica con velo de flor. En nariz es fresca, salina, muy aromática. En boca, toque salino, más seca. Es un vino natural a 15ª C de alcohol.

Manzanilla La Kika, la más cuidada de las manzanillas de esta bodega, desde el diseño de la botella al tapón imitando a la caoba y a su embotellado totalmente artesanal. Kika fue Caridad, la madre del dueño de la bodega.

De color amarillo oscuro con ligero filtrado, por crianza en velo de flor, a 15º C, más envejecida en roble americano y en botas centenarias, con 9-10 años de crianza. Tiene bordes verdosos. De una bodega con 400 botas van saliendo muy pocas, casi a golpe de encargo, lo que permite que se vaya oxigenando sola.

Muy aromática en nariz, aromas a levadura antigua, supera al fino, es seca pero justa de acidez, mantecosa y punzante en boca, persistente sabor. Solo dos sacas al año manuales, sin estocaje actualmente.

Amontillado Argüeso: es una manzanilla vieja, porque murió el velo de flor, y con más grados de alcohol. Procede de Bodegas Herederos de Argüeso (año 1822), criado bajo nivel freático. Es un vino más complejo, con 15-20 años de antigüedad, preferido de los bodegueros del vino de Jerez. Difícil de catar, no ha tenido crianza biológica. Marida con atún,  arroces y carne de caza.

Moscatel Pico Plata: no es uva Pedro Ximénez. La presentación de la botella es de Bodegas Florido Hermanos, adquirida hace cinco años por Bodegas Yuste. El diseño antiguo de la etiqueta permanece como en sus comienzos, desde Chipiona. Color caoba intenso, olor a cítricos, con más de 20 años de antigüedad. Un vino muy redondo.

Viña del Carmen: vino joven, de Bodegas Argüeso (última adquisición del grupo Yuste), un vino de aguja y ligera burbuja, como alternativa al “rebujito” de la feria. Vino desalcoholizado, con unos 7º C finalmente, con uva palomino y moscatel. Es ideal para eventos y empresas de catering, sector en el que está teniendo mucho éxito.

Los vinos de Jerez tienen su momento y su lugar, pero en La Casapuerta también tienen su espacio para disfrutar, en el centro histórico de Cádiz.