Alimentarte tu y el planetaUna de mis páginas de cabecera –Gastronomía y Cía- ha trasladado la noticia: Declaración de Gran Canaria 2016. Un decálogo para la alimentación sostenible en la Comunidad, redactado por treinta expertos en nutrición españoles o internacionales. En el documento se tocan cuestiones como la producción y consumo mundial de alimentos, así como el tema del cambio climático. Diez consejos para que nuestra alimentación sea respetuosa con el planeta, que, al fin y al cabo, es el que nos da de comer. Una guía pionera, salida de las conclusiones de las Jornadas “Alimentación, Nutrición Comunitaria y Sostenibilidad”, celebradas en abril en Gran Canaria, y promovida por varias entidades y fundaciones.

El documento, además, ha logrado el apoyo de medio centenar de instituciones de todo el mundo, desde Asociaciones de Consumidores, Institutos de Investigación, Sociedades Científicas, Organismos de Naciones Unidas, ONGs y medios de comunicación especializados, unidos para transmitir la necesidad de la Sostenibilidad Nutricional en el modo de alimentarnos en la actualidad.

Aquí van los DIEZ CONSEJOS imprescindibles para que nos alimentemos sin hacer daño al planeta:

  • Come alimentos de proximidad. Así habrán viajado menos y habrán gastado menos combustible, además de ayudar al agricultor y productor local.
  • Consume alimentos de temporada. Es cuando están más ricos y son más baratos.
  • Trabaja en la cocina con recetas tradicionales y locales. Aumentarás tu cultura y conservarás el patrimonio gastronómico propio, defendiendo los productos de siempre.
  • Compra y guisa en compañía (familia o amigos), difundiendo así los hábitos culinarios más saludables y los alimentos y técnicas sostenibles en la cocina.
  • Planifica menús comprando de modo organizado y saludable (para ti y para el medioambiente). Así evitarás el despilfarro de alimentos. Procura minimizar los envases en tus compras.
  • Elige los alimentos vegetales sobre las carnes y lácteos (que dejan una huella medioambiental mayor) y tu salud ganará.
  • Cuida la biodiversidad terrestre y acuática de forma sostenible. Así se asegurará la continuidad de especies. Infórmate al comprar.
  • Valora el modo de producción de lo que compras (producir, transformar y distribuir) en animales y vegetales, distinguiendo la producción intensiva –muy agresiva- de los sistemas tradicionales.
  • Disfruta de la comida como un bien que nos ofrece la naturaleza, de modo equilibrado y moderado, evitando excesos y despilfarro. Los alimentos merecen un respeto.
  • Fomenta la dieta mediterránea como la mejor referencia en la alimentación saludable y sostenible (Y Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO). Es el modelo alimentario más saludable y sostenible, además de ser el que más cuida de la salud humana y del planeta.

¿Serás capaz de no olvidar estos puntos?. Este decálogo supone una visión cultural y progresista de nuestra actitud ante la alimentación, absolutamente imprescindible.

Pero la primera ley a cumplir es la obligación que tienen los gobiernos de alimentar a sus ciudadanos.