grabanzos con espinacas y calabazaEn casa tenemos muy claro que hay que comer garbanzos una vez a la semana como costumbre, aunque tampoco hay que repetir; para eso hay otras legumbres, con otros sabores y otras posibilidades. Esta receta –que también personalicé de otra parecida que hay por internet- es una especie de guiso de garbanzos que -una vez cocidos- no necesita demasiado tiempo incluso en olla convencional, sin recurrir a los cacharros ultrarrápidos. Y como quedó muy bien y muy rica, pues aquí va la receta. Hay que apostar por la cocina de las legumbres en modo ligero y nutritivo, sin añadir grasas innecesarias.

Ingredientes (4 personas): 200-250 g de garbanzos, ½ kg de calabaza roja, 300-400 g de espinacas frescas y limpias en paquete, una cebolleta, 1 puerro, 2 dientes de ajo, 1/2 pimiento rojo, 2 tomates rallados, una cucharadita de pimentón dulce de La Vera, 1-2 hojas de laurel, un toque de canela y ½ litro de caldo de verduras casero.

Ante todo, cocer los garbanzos durante una hora aproximadamente con el caldo de verduras –caliente- que tenemos preparado, y reservamos.

En un perol o cacerola sofreímos la cebolleta picada y el puerro a continuación, el ajo y el pimiento picados y el laurel. Dejamos todo unos 5-6 minutos y añadimos los dos tomates rallados y el pimentón de La Vera (cuidando de que no se nos queme, para lo que apagaremos el fuego).

Una vez bien hecho el sofrito (con unos 10 minutos más o menos), añadimos las espinacas y salteamos, así como la calabaza limpia ya troceada en cuadraditos, y dejamos todo otros 10-20 minutos a fuego medio.

Y por último ponemos los garbanzos ya cocidos. Dejamos el guiso unos 15-20 minutos, corregimos de sal, añadimos el toque de canela y dejamos que repose otros 20 minutos antes de servir.

Por supuesto, puede congelarse perfectamente. Se me olvidó comentar que hay que mantener tapado el recipiente mientras cocinamos estos garbanzos.