I PREMIO VINOS DE SEVILLAEl MIRLO BLANCO, vino blanco de Bodegas Tierra Savia, y el tinto COCOLUBIS de Bodegas La Margarita, son los mejores vinos de la provincia de Sevilla, a juicio del jurado del concurso, organizado por la Diputación de Sevilla (Turismo y Provincia), junto a la Dirección General de Calidad, Innovación y Fomento de la Junta de Andalucía. El resultado se hizo público esta mañana en la Casa de la Provincia en Sevilla, con la asistencia de autoridades, bodegueros, empresarios y hosteleros de la provincia, además de los alcaldes de las poblaciones participantes. Diez bodegas sevillanas, con un total de treinta vinos se han presentado en el certamen, 14 blancos y 16 tintos, muchos de ellos procedentes de agricultura ecológica.

Con esta primera edición del concurso se intenta añadir otro valor turístico a la provincia. El jurado ha estado compuesto por conocidos enólogos y gastrónomos sevillanos, entre los que se encontraba nuestro amigo Vicente Sanchís, de la Asociación ApoloyBaco.

I premio vinos Sevilla grupoEl presidente de la Asociación de Vinos y Licores de Sevilla, Julián Navarro (Bodegas Colonias de Galeón, Cazalla de la Sierra), agradeció la presencia de los participantes, subrayando que el concurso es un paso más en el camino, y algo más que una competición, ya que es la provincia de Sevilla quien gana. Apoyar los vinos sevillanos es perder los complejos y convertirse en profetas en su tierra. Con dos factores importantes: primero por la oferta variada y diferente de la provincia, por clima, tierra y localización, y que hay que saber comunicar. Y en segundo lugar, por la demanda creciente de productos locales, que debería centrarnos en una nueva imagen de vinos de calidad.

El presidente de los empresarios sevillanos, Miguel Rus, habló del reconocimiento y promoción de los productos de a tierra, complemento de la oferta gastronómica, y del apoyo a la actividad empresarial, vinos competitivos en un sector de D.O., siendo España el primer exportador mundial de vinos. Se busca abrir mercados para dar empleo, incluso con bodegas pequeñas.

La Directora General de Calidad, Innovación y Fomento, Carmen Arjona, felicitó a los bodegueros por la iniciativa, incidiendo en el gran número de viajeros que deciden venir a Andalucía por motivos gastronómicos (5 millones). Son turistas que vienen muy bien informados, más allá de la restauración, y se hace necesaria la colaboración entre empresarios y administraciones.

El Mirlo Blanco 2015 (Bodegas Tierra Savia), es un blanco sin envejecimiento. Tiene viñedos en Alanís y Cazalla de la Sierra, y es una bodega muy joven, asentada en la llamada Sierra Morena de Sevilla, con un pasado vitivinícola. Su filosofía es conseguir aromas de la tierra del modo más natural, sin prisa, manteniendo el entorno natural con un viñedo ecológico, a base del uso de la agricultura orgánica, en terrenos pizarrosos y en pendiente. La Bodega nace en 2013, y sus vinos pertenecen a la Indicación Geográfica Protegida “Vinos de la Tierra de la Sierra Norte de Sevilla. Es un vino monovarietal elaborado con la uva Viognier, prácticamente desconocida aunque muy antigua. Más información: Raul Fernández Medina: teléfonos 690358051 / 660064333 y correo electrónico bodegastierrasavia@gmail.com

Cocolubis (Bodegas La Margarita), es un tinto con envejecimiento, con 22 meses en barrica de roble español. Procede de uva tempranillo 100% (el llamado zancúo). La bodega tiene sede en Constantina y se fundó en 1998, en una antigua bodega ya existente. Sus vinos son producto de un proceso artesanal y laborioso, aunque no lleven la certificación ecológica, y con una producción limitada, pero se agota fácilmente en sus puntos de venta. La vendimia se realiza de noche. En breve sacarán un blanco al mercado. Se puede comprar en bodega y próximamente en tiendas. Más información: José Antonio Acosta y Pedro Cano: teléfono 676 84 85 70 y correo electrónico bodegalamargarita-tintozancuo@hotmail.com

Del acto de hoy se desprende que la zona vinícola de la Sierra Norte de Sevilla está despuntando en proyectos enogastronómicos de calidad, y que además, hay una nueva generación de jóvenes bodegueros que están trabajando duro bajo la premisa de la calidad y la innovación. Todo ello creará riqueza y empleo en la zona poco a poco.

Espero catar pronto estos dos vinos ganadores.

Y ahora solo hace falta la colaboración de la hostelería sevillana, es decir, que podamos pedir vino de la tierra sin que nos pongan mala cara, es decir, que lo tengan en sus cartas.