img056La revista OCU Compra Maestra del mes de abril analiza –entre otros productos- el atún en aceite, es decir, en conservas. España es el segundo productor mundial de conservas de atún, y primero de la UE en número de capturas del mismo. Además, somos grandes consumidores de atún en lata. El estudio se refiere a las marcas más conocidas que se comercializan en los supermercados.

Indica OCU que en algunas latas hay poco atún en relación con el peso indicado en la etiqueta. Y parece ser que algunas marcas no cumplen el mínimo contenido de atún exigido que es el 65% según normativa. Lo incumplen las marcas Isabel, Bachi y Calvo.

Además, las conservas que indican llevar aceite de oliva en lugar de aceite de girasol, cuestan un 50% más. Pero hay que tener en cuenta que incluso siendo el peso escurrido el correcto, podemos encontrarnos al abrir la lata un desagradable aspecto desmigado del atún, además de otros defectos como zonas quemadas o músculo rojo.

En cuanto al aceite vegetal que llevan estas latas, es obligatorio indicar el tipo de aceite en las etiquetas desde 2014. También es preciso informar de la cantidad de ácidos grasos (omega-3) que contiene, pues también hay un mínimo legal.

lata atúnEs importante conocer a través de la etiqueta el formato del atún (en trozos o en bloque), presentación que condiciona su uso posterior en la cocina; y es interesante saber cual ha sido la zona de captura, por controlar las buenas prácticas de pesca.

El estudio de OCU analizó la posible existencia de gérmenes nocivos en las latas, lo que explicaría haber envasado el atún con poca frescura. Al parecer, las conservas vienen impecables en higiene y tampoco se ha detectado en ellas aditivos para aumentar el peso, si bien hay algunas marcas que tienen una humedad excesiva.

Tal vez lo más importante del atún en conserva es que sus niveles de mercurio –comprobado según análisis- están por debajo del límite legal. Ello se debe a que proceden de túnidos pequeños y que viven poco tiempo, por lo que no se contaminan durante su vida en el mar.

En la revista se detallan todas las marcas comercializadas en los supermercados de ámbito nacional, especificadas de mayor a menor calidad, pero no se analizan las marcas conserveras autonómicas o locales (supongo que las llamadas artesanas). Mi opinión personal es que estas últimas son infinitamente mejores en calidad y formato, y tendrán un precio mucho mayor.

Se llama la atención sobre el exceso de sal que tienen algunas latas de conservas de atún, lo que no es conveniente desde el punto de vista nutricional. Por ello no pueden sustituir al pescado fresco.

Y finalizando el informe, comentar que un Reglamento Europeo señala qué especies se pueden vender enlatadas como atún, atún claro o bonito del norte.

ATÚN: el listado es el más abundante y su carne de color oscuro y sabor fuerte. Se destina a conservas y es de bajo valor comercial. Vive hasta los 3 años. El rojo (Thunnus Thynnus), de gran tamaño y alto contenido grase, la especie más cotizada, se vende fresco normalmente. Vive en Pacífico norte, Atlántico norte y Mediterráneo, durante más de 20 años.

ATÚN CLARO: Rabil o yellowfin, alcanza 5 años de edad. Su carne es blanca y firme, y su destino es sobre todo el enlatado. Se captura con redes. Patudo (thunnus obesus). Parecido al anterior. Vive en aguas profundas, es también muy valorado y se pesca con palangre de profundidad.

BONITO DEL NORTE: o albacora (thunnus alalunga): de color blanco. El primero en ser enlatado comercialmente y el que alcanza mayor precio y de larga dimensión. Se captura en superficie.