fusilli con langostinosPara variar, había comprado un paquete de medio kilo de pasta Fusilli, integral y de agricultura ecológica. Bueno, procedía de la misma Italia, según decía el envase, con lo que la denominación ecológica ya no la considero tan veraz, dado el viaje que ha realizado la pasta hasta llegar a mi tierra. Pero bueno, se trataba de cocinar con ella y ver qué tan se comportaba. La pasta fusilli es de forma helicoidal, se le llama también “tornillos”, y dicen que va muy bien con verduras, frutas o en ensaladas. Yo además, le añadí algunos langostinos frescos que tenía autocongelados. El resultado muy bueno, aunque es cierto que al ser integral, me quedó un poco entera y tal vez hubiera necesitado un minuto más de cocción.

Ingredientes (3 personas): 150 g de fusilli, 250 g de langostinos (12 unidades), 2 pimientos verdes de freir, 1 calabacín mediano, 1 puerro, 3 dientes de ajo, chorreón de brandy, chorreón de Tintilla de Rota, sal, y aceite de oliva virgen extra.

Lo primero pelar los langostinos y reservar los cuerpos. Las cabezas y las colas se cuecen en agua durante unos veinte minutos con algo de sal. Reservamos el caldo, y cocemos en él la pasta el tiempo que indique el fabricantes (aquí decía 9 minutos). Reservamos.

En un perol ponemos a saltear los ajitos muy picados y añadimos el brandy. Dejamos unos seis-siete minutos, y salteamos los cuerpos de los langostinos otros tres- cinco minutos. Los reservamos.

Aprovechamos el mismo aceite y ponemos a sofreír el puerro, el pimiento verde y el calabacín, todo ello muy picado. Añadimos la Tintilla de Rota y dejamos como unos quince minutos a que todo se ponga pochado.

Pasado el tiempo, añadimos la pasta y los langostinos y damos un último salteado antes de servir. Corregimos de sal y añadimos cualquier especia que nos apetezca. Si el salteado nos hubiera quedado algo seco, podemos añadir un poco del caldo que nos quedó de langostinos y pasta. Yo así lo hice.