libropasionCatorce versos dicen que es soneto, endecasílabos y con rima consonante, en dos cuartetos y dos tercetos. De influencia italiana, el soneto se utiliza desde el siglo XV, pero su musicalidad y elegancia nos viene encandilando desde nuestras añoradas clases de literatura en el instituto,  500 años después.

El gaditano Mariano Jesús Camacho Ortega, ha compuesto y publicado en su libro “Sonetos de Pasión”, un total de 51 sonetos, con los que ha descrito y homenajeado a otras tantas imágenes de Cristo, al culto o procesión de penitencia de nuestra semana santa, además de dos vírgenes dolorosas y varios de los imagineros que han dejado huella en nuestro patrimonio cofrade. La saeta es también protagonista de un soneto, con sus mejores intérpretes. Son bellas estampas de pasión con la denominación de origen de cada barrio gaditano.

Siempre escuché comentar que –desde la cultura devocional cofrade- Cádiz es una ciudad de Cristos. Ellos son los más esperados en la calle, los que reciben culto con más devoción todo el año y los que dan titularidad a una cofradía.

La obra de Mariano Camacho está ilustrada con excelentes fotografías de primeros planos de las imágenes cantadas, en las que se reflejan bellos y expresivos rostros con diversos matices desde el sufrimiento, pero también la serenidad de una divinidad hecha pasión.

El libro es un canto escrito a la mejor imaginería gaditana, con tallas de varios siglos de antiguedad y de primer nivel en belleza y calidad de ejecución. Y las rimas son una oración literaria como prueba.

Enhorabuena a este hacedor de versos que ha dejado su impronta sentimental cofrade, heredado según indica, de su propia familia.

Acabo de comprar dos ejemplares del libro. Uno como recuerdo de un recorrido por la riqueza de nuestra imaginería y otro como regalo para una buena amiga sevillana, cofrade de tercera generación familiar, que disfruta de su semana santa todo el año. Sabrá que en Cádiz también rezamos en verso.