Gracias a abnegados agentes culturales (Blanca Flores, Desirée Ortega, Belén Peralta, Librería Manuel de Falla, las Asociaciones de Personas Lectoras, La Universidad de Cádiz, los cantautores, los recitadores y Los Pimpis de Cádiz -entre otros- además de la propia familia de Fernando Quiñones, esta Ruta se consolida en nosotros mismos. Nos guía la voz de nuestro escritor más querido, en poesía, reportajes o flamenco. Orgullo de gaditano.

ANTECEDENTES: el día antes, en Diario de Cádiz, Tamara García nos encandiló nuevamente con su excelente reportaje “La Otra Ruta de Quiñones”; con sus destacados Quiñones geografía humana y Quiñones de casa en casa. Imprescindibles para conocer a Fernando y sus cosas. Archivable.

MOMENTOS DE LA RUTA:

PRELIMINARES: llegando a la cita, consultas al móvil por los tardones retrasados, encuentros y besos de amigos, actualizaciones de penas y alegrías, y la pregunta coloquial a Mauro Quiñones: “¿qué edad tendría hoy tu padre?”….Respuesta: “pues nació en el ’30”. Vale. Es que ha pasado mucho tiempo. Fui adolescente con Fernando Quiñones, con su cine, su novela, su poesía, su atrevimiento cultural, su estar ahí, y, sobre todo, su voz, su inolvidable acento y voz gaditanos, referencia colectiva de nuestra forma de entonar.

COMIENZO: la VI Ruta, celebrada el pasado sábado, salió de la Librería Manuel de Falla, que mostró de nuevo su escaparate monográfico quiñonesco, al tiempo que cumple sus primeros 25 años de vida. Los días previos a la Ruta surcaron las redes grupales diversos correos, watsapps, citas en los medios y notas en Facebook para ir haciendo boca.

MOMENTO TOPOLINO: tras el sorteo de un codiciado escrito original de Fernando (que no me tocó, normal), camina el grupo hacia la heladería más antigua de Cádiz: “Los Italianos”, que acaba de abrir sus puertas de temporada primaveral. Por allí pasaba también Fernando. Invitándole a un helado topolino comenzó mi padre a cortejar a mi madre (años 50), por el paseo de invierno de calle Ancha, hablándose de usted. Los Italianos aparecen en uno de los artículos de Quiñones en el Diario, recopilados como “Las Mijitas del Freidor”. En la puerta, el hijo de Gianni Campo se encuentra con nuestra italiana más querida: Nadia Consolani, viuda de Quiñones y dueña del espíritu de Cádiz, que Fernando le regaló en vida.

MOMENTO ALCANCES: Fernando Quiñones fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Cádiz. Y el grupo sigue para el Rectorado: un acto presidido por el director del Área de Biblioteca, Ricardo Chamorro, nos evoca el Quiñones de Alcances, o el Alcances de Quiñones, que es lo mismo. Modera la periodista Tamara García, junto a Elena Quirós, autora y estudiosa del Festival de Cine decano de Andalucía, creado por Quiñones en el difícil año de 1968. Alcances fue evento multidisciplinar, con patrocinadores culturales y la colaboración de personalidades del mundo del arte, el cine, el flamenco, etc., todo ello bajo sospecha de los ojos oficiales. Se visionó cine sin cortes y sin censuras. Como ejemplo, la Semana de Cine Soviético, con la bandera de la entonces URSS ondeando en el Teatro Falla. Con exposiciones de obras originales y grabaciones discográficas, manifestaciones vanguardistas: Gala, García Baena, Alberti…. Cantautores. Presencia en festivales internacionales. El material de la investigadora Quirós bien merece una conferencia entera.

No quería dejar de citar la magnífica lectura de una invidente -Paqui Ayllón, de la Asociación de Personas Lectoras- de un capítulo de Hortensia Romero.

En el mismo acto se presentó la empresa PUPPET, formada por Eva y Jesús, realizadores de marionetas artesanales, que han intervenido en un documental del gaditano José Manuel Serrano Cueto, con un guión para adultos.

MOMENTO FLAMENCO: calle Sopranis, 29, Cátedra de Flamencología. Un pequeño local-sede de la entidad, con multitud de fotografías enmarcadas sobre la pared, de artistas flamencos en pose de actuación, con árboles genealógicos para recordar que el flamenco se hereda. Su responsable, Antonio Barberán nos lo resume. Enrique el Mellizo, Fosforito el viejo, Ezpeleta, Manuel Pérez “El Pollo”, Chano Lobato, Ramón Jarana, Juan Silva, Bendito, Polvorilla, Caracol (hijo de los Ortega de Cádiz, con 7 generaciones), Los Melu, Manolo Vargas, Camarón, Juan Villar, Chato de la Isla, Curro La Gamba, Cojo Peroche, etc., Fernando fue socio de honor de esta cátedra. Tengo que volver por allí.

MOMENTO PAY-PAY: bienvenida y magnífica lectura de su gerente, Paloma García. Recital de Belén Peralta y canciones de Fernando Lobo. Se nos hace raro entrar allí con la luz del día, pero es el mejor lugar para leer a Fernando, con la libertad y la concentración necesarias.

Llegado este momento, tuve que eludir la cita en el bar cafetería QUILLA, frente a la Caleta, que acogía una exposición fotográfica a propósito de la Ruta, y me escapé directamente a la Peña Juanito Villar. Arrastraba un cansancio de varios días que me lo aconsejaron. Almuerzo a base de pescao frito y unas magníficas papas aliñás.

la Ruta Quiñones siempre me resulta el principio de alguna gran curiosidad.

Gracias a todos los que la habéis hecho posible.