Nada como un potaje de aprovechamiento. Es cuestión de cogerle el punto en la salsa y en el gusto final. Una vez acabado, nos damos cuenta de que salen más platos de los que habíamos imaginado, y de que hemos empleado toda la verdura que permanecía aburrida en la nevera. Hice este potaje de alubias por cumplir el mandato de “primera entrada primera salida”, y ya tocaba el guiso de alubias por antigüedad en el almacenaje. He podido congelar potaje para 5-6 platos con estas cantidades.

Ingredientes: 400 g de alubias blancas (frijoles le dicen en Conil, Cádiz), ½ kg de calabaza roja, ¾ litro de caldo vegetal casero, 1 cebolleta, 1 brócoli, 2 cucharadas de pimentón de La Vera, 1 cucharadita de hojillas de ñoras, 1 cucharadita de comino, un chorro de vino tintilla de Rota, sal y aceite de oliva virgen extra.

Hay que remojar las alubias la noche anterior. Por la mañana, tirar el agua y cocerlas durante 1 hora con laurel y el caldo de verduras casero.

Trocear el brócoli y la calabaza (todo limpio), así como la cebolla, que hay que sofreír un poco en aceite. Añadir todo a la olla y dejar unos 30 minutos más, con las hojillas, el pimentón, el vino y la sal.

Hay que vigilar el caldo –que no falte ni sobre- y sobre todo su aspecto.