Como cada segundo sábado de mes, esta mañana se ha celebrado el mercadillo ecológico de productos locales en la Alameda de Hércules en Sevilla, organizado por la organización COAG. El histórico espacio sevillano tiene capacidad -tras su reurbanización- para acoger todo tipo de eventos; de hecho esta mañana pudimos contemplar en el mismo lugar otro mercadillo de coleccionismo, con pequeñas carpas llenas de objetos. Nada que ver con el antiguo zoco que se instalaba en el lugar hace unos años sin apenas infraestructura y con mala imagen.

Frutas, verduras, pan, aceites, quesos, mieles, especias, vinos, etc., todo ello de la provincia de Sevilla, se han ofrecido al público que en la mayoría de las carpas instaladas ha hecho cola para comprar. Incluso hay quien ya tenía reservada la mercancía previamente, pues son clientes habituales, y solo iban a recogerla pertrechados de su carrito de compra.

Sin t’tulo-1Pero lo que más nos llamó la atención fue un puesto de harinas de diversas variedades –todas ecológicas- dispuestas en grandes sacos para vender a granel, y que causaban sensación entre el público. Ello demuestra el gran interés que existe en este momento por hacer el pan en casa, por lo difícil que es encontrar un pan de calidad en las tiendas y supermercados habituales.

El mercadillo de la Alameda es una buena oportunidad para aprovisionarnos de los mejores productos biológicos a precio razonable, al tiempo que nos relacionamos directamente con los productores. Son cada vez más los consumidores que se fidelizan con este tipo de producción generoso en calidad y sobre todo sabor.

No olvidemos que los productos ecológicos lo son en cuanto proceden de un entorno cercano.

Por cierto, también hemos encontrado café biológico en grano. Visitar el mercadillo ecológico de la Alameda es una buena opción para la mañana del sábado.