La Caseta de Antonio1Una de las ventajas de ser jurado de rutas de tapas es que conoces sitios que luego te sirven como referencia para volver –ya pagando tu consumición, claro está- o para recomendar a tus amigos. Eso nos ocurrió con un establecimiento de Santiponce (Sevilla), que por cierto fue ganador de la última Ruta de la Tapa, (titulada Gustatum Iter), por aquello de su pasado romano en el Conjunto Arqueológico de Itálica. Hablo de La Caseta de Antonio, local cuya entrada parece eso mismo, una caseta de feria.

Situada tras la Carretera de Extremadura, la arteria principal del pueblo, La Caseta de Antonio es un amplio local dividido en varios salones, de mediano y gran tamaño, con correcta y adecuada decoración, que puede acoger sin problema cualquier tipo de celebración. Su excelente estado de conservación demuestra que ha sido remodelado recientemente, albergando varios ambientes distintos desde su vestíbulo.

LA CASETA DE ANTONIO2La Caseta de Antonio cuenta con una coqueta bodega que contiene numerosas referencias de vinos, incluidos los de la provincia de Sevilla. Nos impresionó gratamente que contara con los vinos de la Baetica, hechos al modo romano por arqueólogos y enólogos.

Nuestra visita fue precisamente un domingo de gran afluencia de público, pues se celebraba un gran evento de recreación histórica en el conjunto de Itálica. Aún así La Caseta de Antonio cumplió con nuestras expectativas, saliendo todos muy satisfechos.

Las tapas y raciones son muy tradicionales. El pescado frito está bien frito y es de buena calidad; el arroz caldoso se sirve en cazuela de barro con buen nivel; los revueltos están bien resueltos, y, además, determinados platos lucen un buen emplatado, prueba de que el equipo de cocina tiene aspiraciones.

Unos huevos fritos con jamón y patatas fritas (de verdad) nos supieron a pueblo pero en bueno. El revuelto de bacalao estaba en su punto, no podía pedirse más. Las croquetas de espinacas pasaron la prueba con nota, y el arroz caldo fue la delicia del grupo.

La Caseta de Antonio se caracteriza por su profesionalidad tanto en infraestructuras como en su carta y servicio, ofreciendo un mínimo de notable como nota media, y garantía para el que va por primera vez.

Buena elaboración, salas atendidas con rapidez y buen ritmo, el lugar supone un buen complemento para conocer el gran patrimonio histórico de Santiponce, comiendo o cenando. La Caseta de Antonio, un negocio familiar, es una prueba más de que la hostelería de la provincia de Sevilla va mejorando cada día.