El mundo de los productos del campo se está poniendo cada vez más dinámico, y eso es una buena noticia. Pero lamento que una gran parte de la población –por preferencias, pereza, desconocimiento o falta de recursos que es peor- no le saque partido a estos manjares que son frutas y verduras, que tanto necesita nuestro cuerpo. Hoy quiero hablar de nuevas variedades que han entrado en mi frutería de Sevilla, Frutería Faustino, calle Baños, 5, y en la que es un placer comprar, porque hay de todo.

Tomates asurcados: tienen la apariencia de los de variedad Raff, si bien no pasan del rojo tradicional de los tomates maduros. He cocinado con ellos, pasando con buena nota a mi entender en el proceso del frito casero en el perol de toda la vida (la prueba más dura para un tomate). También los utilizamos para el pisto de verduras, y puedo decir que redondeó la receta. Vienen de la Vega de Almería, bajo la distribución de la marca Vega Cañada, y está claro que soportan muy bien el frío. En crudo, tienen un sabor dulce y en su interior el agua justa. Los aconsejo.

Kiwis: siempre me he negado a comprarlos si no eran los auténticos, procedentes de Nueva Zelanda. Había probado algunas variedades como los de origen italiano sin convencerme, por sabor, evolución (algunos no maduraban nunca) e incluso por calibre. Ahora encontré en la frutería estos nuevos kiwis de buen tamaño que hemos probado en casa, variedad Green. Alcanzan fácilmente su mejor momento, su pulpa es de un verde llamativo y su sabor es lo más parecido al kiwi australiano en acidez y frescura. Les doy buena nota. Se comercializan por la empresa www.islabonita.com , y ya les llaman los kiwis “ibéricos”, por su calidad. Éstos proceden de Galicia y Cantabria. Están disponibles todo el año.

Aguacates sin hueso: es otro de los artículos que encontré en la frutería y que me llamaron la atención. Tienen la piel parecida a los calabacines verdes y son de mucho menor tamaño que los aguacates con hueso. No obstante, aún no hemos consumido una muestra significativa para poder dar una opinión. Los veo muy bien para manejarlos en cocina, pues permite cortes muy regulares al carecer de hueso. Dejo aquí la noticia por si alguien quiere opinar algo más sobre él. Al parecer, vienen de Málaga.

fruteria2Como véis, mi frutería no para. Además de la acostumbrada mercancía fresca tienen frutos secos nacionales, verduras preparadas al corte, legumbres a granel, aceites de la comarca, y algunas especias y conservas tan interesantes como los espárragos de Huétor-Tajar.

En fin, una frutería puede ser un pequeño centro comercial para aprovisionar la cocina más exigente. No hay más que visitarla a menudo y variar para comer de lujo.

Y si no nos satisface, siempre podemos dar nuestras quejas en directo.

Más sobre la frutería Faustino.