El huevo de etiquetaÉse es el título de la campaña informativa que hoy jueves día 14 ha visitado el mercado central de abastos de Cádiz, con el objetivo de informar al consumidor sobre la trazabilidad del huevo, según su marcado y etiquetado, y las características de la producción de huevos en la UE. El evento está cofinanciado por la Unión Europea y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Resulta que la encuesta o “huevómetro” para Andalucía, sobre hábitos de consumo de huevos (realizada por INPROVO, Interprofesional del Huevo y sus productos), demuestra que solo el 2% de los consumidores conoce e identifica el código impreso en este producto.

Pocos alimentos básicos son tan eficaces, económicos y polivalentes en la cesta de la compra como el huevo. Sin embargo, en Andalucía consumimos huevos por debajo de la media nacional (135 huevos). En España fueron 6.000 millones de huevos los consumidos en 2014, correspondiendo el 17% a nuestra comunidad.

CódigoA estas alturas, todo el mundo debería conocer los códigos impresos en la cáscara de los huevos, ya que permiten identificar la trazabilidad (para la seguridad alimentaria), facilitando al consumidor elegir el tipo de huevo que más se ajuste a sus gustos.

Pero está probado que solo un 2% de los consumidores andaluces conoce el significado del código impreso en la cáscara, imaginando que expresa solo la fecha de consumo preferente.

Cuatro son los sistemas de producción de huevos: jaula, suelo, campero y ecológico, cuyos códigos correspondientes son 3, 2, 1 y 0. No obstante, los huevos de jaula (número 3), los de más bajo nivel, han visto mejoradas sus condiciones de producción, tal como exige la normativa europea.

Según nos indicó Mar Fernández, directora de INPROVO, las gallinas no necesitan mucho espacio para vivir con cierta comodidad. No obstante, no hace mucho que las gallinas producían en granjas superpobladas en condiciones lamentables de hacinamiento.

huevodetiquetaImportante: Todos los sistemas de producción garantizan la calidad del huevo y el bienestar animal. A partir de aquí, las distintas clases del huevo se refieren a sus cualidades organolépticas, es decir, al sabor.

España es uno de los principales productores de huevos de la Unión Europea, con más de 40 millones de gallinas.

No olvidemos que producir huevos es absolutamente sostenible: usa de un modo eficiente los recursos y apenas contamina.

Excepto en Almería y Huelva, en todas las provincias andaluzas se obtienen huevos de producción ecológica.

No puedo sino añadir: ¿qué mejor que el huevo para las cenas?. Ligero, versátil, barato, con muchos días de conservación. Desde los huevos ecológicos (código 0) a  5 euros la docena, hay todo un abanico de precios y calidades más asequibles, como los de código 1, huevos de gallinas criadas en suelo. Podemos tomar 3-5 huevos a la semana dentro de un menú equilibrado.

Se trata de conocer el huevo, su etiquetado, su origen y métodos de producción. Y se trata de introducirlo en nuestra dieta por sus muchas cualidades (proteína de muy alta calidad), en sustitución de otras proteínas más perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

La Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos INPROVO agrupa a asociaciones de ámbito nacional representativas de las empresas del sector del huevo (producción, industria y comercialización). Su objetivo es promocionar y difundir el conocimiento de los huevos y sus derivados, promoviendo actuaciones que faciliten una información adecuada a los intereses de los consumidores, mejorando la calidad de los productos y procesos que intervienen en la cadena agroalimentaria: www.inprovo.com