Palacio de Mora patioGracias a la Asociación Cádiz Ilustrada, hemos podido conocer la magnífica Casa-Palacio de estilo isabelino de Moreno de Mora, situada en la céntrica calle Ancha de Cádiz, y que solo se abre al público en las mañanas de los miércoles. La visita restringe número y exige identificación de visitantes, limita sus movimientos en el interior y prohíbe sacar fotografías a excepción del patio, el jardín y los pasillos. No obstante la experiencia ha sido realmente impresionante.

El 30 de septiembre de 1862 se inauguró –coincidiendo con el viaje de la reina Isabel II y su esposo Francisco de Asís a Cádiz- esta Casa Palacio, estreno que no pudo conocer su dueño, Don Manuel Moreno de Mora, fallecido un año antes, próspero empresario del sector agrícola y vinatero. Su viuda, Doña Rosario Vitón y su hijo Don José, continúan con los trabajos sobre tres fincas adquiridas en calle Ancha, junto a otras dos de la calle Vea Murguía (hoy Cánovas del Castillo). El arquitecto autor de la mansión fue Juan de la Vega y Correa, que también realizó la fachada del Casino Gaditano, el Salón Regio de la Diputación provincial, o el trazado de la Alameda.

Majestuosas puertas a la calle y portalón de madera de palosanto nos llevan al patio con montera de cristales, escalinata de mármol de Carrara e impresionantes esculturas de Hernán Pagani. Desde el patio se accede a un recogido jardín que antes fue cochera, remodelado por la viuda de D. José, Micaela de Aramburo, que conduce a una amplia Palacio de Mora bodegabodega.

Conocimos la biblioteca, en planta baja, antes costurero de la casa y sede en su día de la Academia Hispano Americana. Cuenta con volúmenes de lujosa edición, objetos familiares traídos en diferentes viajes, y una excelente maqueta del navío Princesa de Asturias (1859). La estancia tiene una puerta secreta bajo sus estantes, así como suntuoso mobiliario traído de Oriente.

A partir de aquí empieza a llamar la atención la impresionante colección de relojes, la mayor de Europa en una casa privada, todos en perfecto estado de funcionamiento. La Casa de Moreno de mora fue la primera que instaló un ascensor en la ciudad de Cádiz.

Siguiendo el itinerario, conocimos la “Sala Rosa”, por los colores de sus tapizados, con un reloj conmemorativo del aniversario de la Constitución (1912), una fabulosa colección de lámparas francesas, que justifica –además de por Palacio de Mora primera plantalas características de la mansión- , que hubiera 50 empleados trabajando para mantener dichos cristales y velas diariamente.

En sala contigua, cuadros del pintor Godoy de D. José Moreno de Mora y del Duque de Nájera, gobernador militar entonces de la plaza, quien cedió los terrenos del entonces cuartel de San Fernando para la construcción del Hospital Provincial (Hospital de Mora, hoy Facultad de Empresariales), costeado en su totalidad por Moreno de Mora. Impresionantes los detalles del mobiliario con incrustaciones de azulejos de Delph.

En los diferentes pasillos pudimos contemplar magníficos jarrones chinos (algunos de la dinastía Ming), así como pinturas y esculturas de mármol de gran perfección de detalles. Sí nos permitieron fotografiar el cuadro “La toma de Granada”, situado en el primer rellano de la escalinata.

El comedor de invierno, en planta primera y mesa extensible, cuenta también con los dos mejores relojes de la casa, uno de ellos con órgano interior incorporado. Llamó la atención un biombo bordado de seda china. En sala contigua e independiente, el fumador, un espacio que incluye los accesorios de los fumadores, así como una colección de teteras y cafeteras exóticas. En las vitrinas y perfectamente conservado, el neceser de viaje de Doña Rosario Vitón, viuda de Manuel Moreno de Mora.

Palacio de Mora estatuasMe quedé sin palabras al contemplar la pequeña pero bellísima capilla de la casa, en la que se celebraba misa diaria, con altar neoclásico de mármol y hornacina con una pequeña imagen de la Virgen de Rocío procedente de Huelva, que contaba con 100 años de antigüedad al llegar a la casa. También cuelgan de sus paredes dos cruces góticas que antes procesionaron en la cofradía gaditana de la Buena Muerte. El mobiliario religioso incluye reclinatorios y sillas para la familia y allegados, así como dos confesionarios alojados en el muro y una parihuela para colocar a los difuntos.

Entramos en la sala italiana, con cuadros de los propietarios de la casa, lámparas de cristal de Murano (realmente espectacular la del centro), así como fotografías de Isabel II y Alfonso XII. Ello demuestra la gran relación de la familia con la nobleza y la monarquía de la época.

Conocimos la sala francesa, con piano y reloj que perteneció a la madre de Napoleón III, y que daba la hora de los diferentes hemisferios.

Finalizamos la visita en el Salón Regio, la joya de la casa, y que acogió la recepción de Isabel II, con lámparas francesas, un “tu y yo” de tres asientos, alfombras (todavía las originales), y unos bellísimos jarrones que pertenecieron a María Teresa de Saboya, princesa de Lamballe, gran amiga de la reina María Antonieta y desgraciada mujer a pesar de su vida recta y caritativa.

Una visita aconsejable, que nos transporta a una generación de grandes fortunas en las postrimerías del siglo XIX, y que se ha ido manteniendo gracias a la dedicación de las propietarias del edificio, siempre mujeres, y que pone de manifiesto una sociedad rica y cosmopolita, que también estuvo a la altura en cuanto a su implicación en obras sociales para la ciudad. La Casa de Moreno de Mora es la única que continúa habitada por sus propietarios, de ahí su buen estado de conservación. Otras mansiones gaditanas no han tenido igual suerte, y han sido objeto de expolio y deterioro.

Además de la visita de la reina Isabel II, la casa recibió al joven rey Alfonso XIII en 1904. José Moreno de Mora fallece en Cádiz ese mismo año. Su esposa, doña Micaela de Aramburu le sobrevive hasta 1922, pasando el palacio a ser propiedad de su sobrino Ramón de Carranza y a su vez su hija doña Carmen de Carranza, fallecida en 1992. Desde entonces es propiedad de su hija doña María Luisa Picardo y de Carranza.

Por la casa han pasado ilustres personalidades del mundo literario, artístico y académico.

Para solicitar una visita a la Casa-Palacio Moreno de Mora: casapalaciodemora@gmail.com