Son varios años organizando esta excelente puesta en escena en Santiponce (Sevilla), a cargo de la Hermandad del Nazareno. Tras una portada efímera se accede a un poblado con suelo de tierra y paja que recrea una aldea y sus alrededores, donde los romanos son los dueños de la ley y el orden y los palestinos se conforman con vivir de sus oficios. Este año se ha celebrado en esta localidad el Belén Nazareno los días 19 y 20 de diciembre respectivamente. Allí estuvimos.

Se trata de la teatralización del nacimiento del Niño Jesús en Belén, en el que participa todo el pueblo, y que nos dejó gratamente impresionados. Es un circuito de escenas bíblicas alrededor de la navidad con todos los personajes que han tenido algo que decir. En el montaje desaparecen fachadas de las casas reales del pueblo, gracias a decoraciones a base de matorrales, entelados, carros y otros objetos de la época.

Más de media hora tardamos en recorrer todas las escenas, con hombres, mujeres, niños (incluso bebés), y también animales como tranquilas ovejitas, burros y algunos bueyes. Santiponce se vuelca con su belén de modo altruista, y como respuesta, recibe a miles de visitantes.

Además de representar los misterios bíblicos (desde los desposorios de María) y la vida diaria del lugar nazareno, Santiponce aporta como decorado fijo el edificio de Cotidiana Vitae, fiel reproducción de una casa romana, en la que también podemos ver al gobernador y su familia, incluso sus sirvientes en la cocina preparando la mesa.

Oficios diversos como herrerías, telares, artesanía de barro y mimbre, o estancias de cuadras, puestecillos de comerciantes, la oficina del censo, las tabernas, la mesa del escriba, etc., constituyen el escenario mágico de este Belén Nazareno. Y en medio de todo el montaje, un portal de Belén con los protagonistas: el Niño, María y José.

Nuestra seguridad estuvo cubierta en todo momento por la guardia pretoriana que no paró de recorrer el poblado en sus rondas de vigilancia.

Chapó para esta perfecta puesta en escena que sin duda ha costado tiempo, organización y entrega. Un belén viviente con miles de recursos que nos hizo disfrutar en su recorrido, y que dedicará sus beneficios a obras sociales de la Hermandad del Nazareno. Santiponce es tan antigua o más que el imperio romano, y puede permitirse las mejores recreaciones de su pasado.

Con esta noticia son ya varias entradas las que he publicado sobre esta localidad sevillana, que merece la pena visitar.