Comeencasa en Quorum2Literatura y Gastronomía “Del libro al plato” es el título de las Jornadas que el Grupo Quorum Editores (Cádiz) está organizando del 3 al 13 de noviembre. Por ellas han pasado o pasarán personajes como el Club de Cerveceros Caseros de Cádiz, Carlos Spínola, el Grupo Gastronómico El Almirez, el maestro del pan Ibán Yarza, Foodie Cádiz, Cocina con Clan, Miguel Ángel Almodóvar, Manuel Ruiz Torres y Pepe Monforte. También participó este blog, Comeencasa, cosa que quiero agradecer al Grupo Quorum.

Como bloguera, consideré que debía recordar al público asistente los agentes pasados y presentes de la comunicación gastronómica gaditana: publicaciones del Dr. Thebussen (Mariano Pardo de Figueroa, Medina Sidonia 1828) o el periodista Dionisio Pérez (Grazalema, 1872). Ya en el presente, nuestra Lalo Grosso (embajadora de nuestros vinos y precursora del catering), Carlos Spínola (Grupo Gastronómico Gaditano, con 18 libros sobre cocina y gastronomía gaditana), Pepe Oneto (cocinero, comunicador y con varios libros y guias), nuestra María Luisa Ucero (“Cádiz, Una provincia para comérsela”, valiosa obra premiada que describe la cocina de cada pueblo gaditano), y, en el área de la investigación, Manuel Ruiz Torres con su Cocina Gaditana del Doce, un extraordinario investigador.

En 2010 aparece la web gastronómica gaditana más influyente: Cosas de Comé, del periodista Pepe Monforte, que –en mi opinión- ha creado escuela y ha liderado la comunicación digital en Cádiz, divulgando la gastronomía provincial en su conjunto con orgullo y profesionalidad.

Comienza pues el fenómeno de los blogs gastronómicos: Tubal (divulgadores y activadores de eventos gastronómicos desde hace 10 años), El Almirez, Mar Varela, María Luisa Ucero, Pepe Oneto, Lola López, Ralu, Gadissa, El Fogón de la Perla Gris, Carlos Caburrasi, Aprendiendo a Cocinar, Cocino a Conciencia y muchos más.Los blogueros somos medios de comunicación de marca blanca, que complementamos perfectamente a los medios oficiales en temas especializados.

El mundo de Comeencasa: tras este pequeño recordatorio informativo, proclamé los pilares que alimentan a mi blog; “proteínas, hidratos de carbono y verduras”, con más de 2.300 entradas publicadas en 8 años.  Su filosofía es hacer que la gente se meta en la cocina sobre todo por propio compromiso, a favor de la salud. Más de 500 recetas sanas avalan su vocación, además de consejos de nutrición, eventos culturales e incluso artículos de opinión y entrevistas a personajes reales o materiales del mundo de la cocina (la nevera, el paño de cocina, el reloj, el lavavajillas, el hueso de jamón, el estropajo, la cebolla, la tortilla, etc).

Comeencasa tiene otras secciones como su “voluntariado de cocina” (proyecto Cocinando Tu Futuro), para la inserción laboral de jóvenes inmigrantes; el Club de la Talega, por la utilización en la compra de pan de la clásica bolsa de tela hecha en casa, y por último, el libro-recetario “los Lunes lentejas”, obra a beneficio del proyecto de cocina.

Comeencasa en QuorumEl mundo de Comeencasa.-Para mayor definición, resumo LO QUE NO ME GUSTA:

El tomate frito del super, el vino peleón de tretrabrik, las bandejas de carnes procesadas indefinidas, los tomates sin papeles, los pescados lejanos, los hiper comerciales que distraen nuestra incultura, las patatas fritas de plástico, los edulcorantes junto al café, los huevos del número 3, los platos precocinados y llenos de letras E, los yogures enriquecidos sin causa, los carritos llenos de refrescos, las verduras despreciadas, las patatas maltratadas, las frutas sin olor, el pan duramente prostituido, las margarinas que se autoproclaman vitaminadas, la pregunta a las dos de la tarde ¿qué comemos hoy?, el 2×1 en los supermercados, la bollería en el desayuno, vender calidad en los comedores escolares y racanear a los caterings, los que mangonean y especulan en la distribución y trata de alimentos; tirar comida a la basura, disfrazar los sabores con mala fe, los langostinos baratos cultivados por esclavos en los manglares, y el secretismo del Tratado de Libre Comercio. Tampoco me gusta la cantidad de malheridos y muertos que dejó esta crisis, que ha traído comida de pobres y comida de ricos.

LO QUE SÍ ME GUSTA: la agenda de menús de siete días sobre la encimera, las fruterías de barrio, los mercados de abastos y su gente, los proveedores que dan la cara, los vinos gaditanos, los tomates de Conil, las papas aliñás de Sanlúcar, comprar un buen puchero aconsejados por el carnicero y no por un centro comercial, el aceite de oliva virgen extra sin adulterar, el café en grano, el tomate frito en casa, mis potajes congelados, mi frutero lleno, la nevera con fiambreras, el pisto calentito sobre la mesa, volver a hacer el pan en casa, acariciar una copa de manzanilla, saber el origen de lo que compro, valorar y hacer valorar los platos de casa, preparar la tostá en el desayuno, cocinar para comer distinto todos los días, la proclamación del imperio de las verduras y las lentejas de los lunes.

COMEENCASA no se especializa en nada y escribe de todo, lo que no deja de ser una temeridad. Le preocupa la alimentación, la cultura, la salud y el medioambiente, y cree por encima de todo en la cocina, en el VALOR DE LOS ALIMENTOS y su mejor aprovechamiento, porque siempre deberían dar trabajo limpio, bueno y justo al agricultor, al ganadero y al pescador, y, por supuesto, a la cajera del supermercado.

Y su mejor manifestación es la salud y el buen ejemplo que nos dieron nuestras madres desde la cocina y que hoy alguien debe seguir desde casa. A través de la cocina DIALOGAMOS con la tierra y con el mar y con el trabajo del hombre.

COMEENCASA, además, VENDE CÁDIZ, su mayor orgullo.

Y dos reivindicaciones en relación con la alimentación para esta ciudad y sus problemas de cronificación de la pobreza como costumbre: UN ECONOMATO SOCIAL Y UNOS HUERTOS URBANOS, para producir, comprar, cocinar y comer bien, recuperando incluso la dignidad robada, y por supuesto, enseñar a cocinar y a comer a nuestros jóvenes.

COMEENCASA valora y defiende la gastronomía como cultura, porque detrás de ella hay un trabajo duro, un gran esfuerzo y una ilusión motivadora. Pero antes se preocupa por una alimentación decente, cercana y respetuosa para todos todos.

NO VALEN SOLAMENTE LAS PAELLAS de domingo, sino la comida caliente todos los días.

(Si has llegado leyendo hasta aquí, ¡gracias!)