Ya están en nuestras fruterías (hablo de las buenas fruterías de barrio, que haberlas, haylas) las setas de temporada: níscalos, boletus, etc. Hay que ir por ellas para cocinar, por sus muchas propiedades y sabor exquisito. La receta de hoy tenía como objetivo aprovechar níscalos y restos de butifarra que tenía en la nevera. Se trata de una receta que encontré en internet y a la que he hecho algún cambio.

Ingredientes para 4 personas: 100 G de fideos gordos, 100 g de butifarra de buena calidad, 400 g de níscalos, 1 cebolla mediana, 3 ajitos, 300 ml de caldo de verduras casero, 2 tomates maduros, hojillas de pimento choricero, tomillo, orégano y hierbabuena, sal y aceite de oliva virgen extra; y un chorrito de brandy (opcional).

Para el caldo: 1 puerro, 1 apio, 2 cebolletas, 1-2 zanahorias pequeñas, 1 nabo, 1 pimiento verde. Cocer todo esto por espacio de 40 minutos aprox.

Cortar en rodajas la butifarra y poner a dorar en un poco de aceite. Retirar y reservar. En ese mismo aceite pochar los ajos y la cebolla muy picados. Añadir los níscalos picados (previa limpieza en seco de la tierra que pudiera llevar) y saltear.

Añadir entonces la butifarra, las hojillas, los tomates rallados y las especias y dejar evaporar el jugo del tomate.

Añadir la pasta, saltear y verter el caldo de verduras, calculando que no quede seco, unos 10 minutos, junto al brandy si lo hubiera. Corregir de sal.

(La receta la hemos probado en casa y ha gustado).