El pasado miércoles, en el Teatro Quintero de Sevilla asistí a una sesión del ciclo “Diálogos Saludables”, que organiza la Interprofesional de Aceites de Oliva Español, bajo el título “Aceites de Oliva y mayor esperanza de vida”. Intervinieron en el escenario personajes de la talla del doctor Antonio Escribano, especialista en endocrinología y nutrición deportiva; el doctor Emilio Ros, coordinador del estudio PREDIMED; la doctora Elena Urdaneta, especialista en envejecimiento, y el escritor y periodista Luis del Val. El acto fue presentado por el director general de Industria y Cadena Alimentaria, Rafael Peral.

Datos objetivos: la gran importancia del aceite de oliva virgen extra en Andalucía. Son 300 municipios los que viven de su cultivo, con 250.000 familias ligadas al sector. En Andalucía existen 12 Denominaciones de Origen

El consumo de a.o.v.e. ha disminuido en España un 10%, debido al aumento de precio y la menor producción. El consumo medio es de 8 litros/persona/año (25 euros anuales, frente a los 62 euros gastados en bollerías o los 34 en bebidas refrescantes).

Hay una relación entre dieta mediterránea y aumento de esperanza de vida en mayores. Los mayores de 65 años suponen el 18% de la población española, que en 2029 serán el 25%. De ahí la importancia de las políticas de prevención.

Estudio PREDIMED: coordinado por el doctor Emilio Ros, trabajó con 7.500 personas mayores al azar, con 3 dietas, dos de ellas mediterráneas con aove y frutos secos respectivamente; la última una de control bajo en grasas. A los 5 años, se concluye que la población que consumía la dieta mediterránea, disminuía un 30% sus enfermedades relacionadas con el envejecimiento, así como las capacidades neurocognitivas, en relación con los consumidores de la tercera dieta.

Estudios previos comprobaron el efecto beneficioso de varios alimentos sobre el nivel cognitivo como el a.o.v.e. (10 g diarios, que disminuyen un 10% la mortalidad por enfermedades del corazón), los frutos secos y el café. El aceite de oliva no es medicina, aunque sí influye en las políticas sanitarias. Según el doctor Ros, nunca es tarde para cambiar los hábitos de salud.

Antonio Escribano: subrayó de la necesidad del ejercicio físico, pues el sedentarismo es un riesgo asociado a las enfermedades vasculares. Aconsejó la cifra de 10.000 pasos al día, más de una hora, un gasto de 300-500 calorías, 10 kg de peso, y al ritmo de 120 pasos/minutos, o también al compás de un pasodoble, 4-6 km/hora.

Consumir a.o.v.e. es invertir en salud. El sobrepeso proviene del consumo de azúcares sobre todo, que luego son grasas. Aove es una grasa buena. Lo mejor, una dieta con verduras, frutos secos, frutas, agua y aceite de oliva virgen extra.

Luis del Val: recordó que España es el 4º país en esperanza de vida y con mejores hábitos alimentarios, pero en próximas generaciones, las pensiones están en peligro.

Doctora Urdaneta: habló de la influencia del consumo de aceite de oliva virgen extra sobre nuestra salud, si bien los nórdicos no lo consumen y envejecen muy bien. Lo importante es la longevidad con calidad de vida, libre de discapacidad, y las personas mayores son transmisoras de conocimiento para los niños. Es necesaria una labor de educación y buenas políticas públicas. Nutrición saludable es envejecimiento saludable.

Persona mayor: curiosamente a los 60 años es cuando tenemos mejor coordinación mental. Ahora los mayores son más influyentes, “mentoring”.

Vejez no es obesidad: PREDIMED PLUS estudió el sobrepeso, modelos de obesidad y sobrealimentación. Se aludió al aumento de la grasa visceral (perímetro cintura), y de la importancia de la sociabilidad en la alimentación. El estudio duró 10 años.

La obesidad es el problema actual. Con más edad hay menor gasto energético. HAY QUE COMER MENOS Y MEJOR. En 2020 habrá 2.100 millones de obesos, cuando podemos comer mejor que nunca. Ahora se come mucho y mal (por bebidas azucaradas). En 1820 se consumían 3 kg de azúcar al año; hoy son 70 kg.

FACTOPRES PARA AUMENTAR 14 años de vida: no fumar, beber poco alcohol, ejercicio físico y una dieta equilibrada, sin sobrepeso.

Los Diálogos Saludables tendrán lugar también en otras ciudades como Madrid, Bilbao, Santiago de Compostela y Barcelona.