Vuelven los talleres de cocinaEl pasado jueves 8 de octubre comenzó un nuevo curso del proyecto Cocinando Tu Futuro, que ahora alcanza su cuarta edición, y que desarrollamos un equipo de cinco voluntarias de la Fundación Cajasol. El alumnado está compuesto por diecisiete jóvenes cuyos países de origen son El Salvador, Perú, Nicaragua, República Dominicana, Paraguay, Argelia, Bolivia, Ecuador, Honduras y Guinea Ecuatorial. Las clases se siguen impartiendo en el Centro Social María Inmaculada, situado en el centro de Sevilla.

Como viene siendo costumbre, la primera receta que se elaboró fue el potaje de lentejas, seguido de un arroz salvaje con pasas y piñones, un picadillo de tomates y aguacates y un bizcocho sin levadura. Las alumnas se llevaron a casa los platos preparados en clase.

Son muy diversos los tiempos de permanencia de estas jóvenes en España. Van desde seis semanas a siete años, y la mayoría de ellas ahora están a la búsqueda de empleo en el servicio doméstico de la ciudad de Sevilla.

Se trata de un nuevo reto, intentando adaptar desde el respeto sus culturas y modos de comer a los existentes en España y concretamente en Andalucía. Esta actividad supone una labor formativa de este “voluntariado de cocina”. Además de enseñar, orientar y formar, se establece una interesante convivencia multicultural que a todos nos beneficia.

Además de cocinar, el proyecto incluye impartir conocimientos generales de gastronomía y nutrición. Ya alguna de estas alumnas han expresado su deseo de aprender a comer en España, por su desconocimiento de los productos propios de este país.

Este taller de cocina de Cocinando Tu Futuro finalizará en diciembre, con la formación para obtener el carnet homologado de Manipulador de Alimentos, acreditación que sin duda facilitará la inserción laboral de estas chicas tanto en el servicio doméstico como en la hostelería.

Cocinando Tu Futuro no es un proyecto para entretener, sino un medio para formar en salud y cultura, y sobre todo para facilitar el empleo a un colectivo especialmente desprotegido en el área doméstica e incluso en la economía sumergida.