Las sanluqueñas Bodegas Delgado Zuleta (desde 1744), acogieron en la tarde del pasado viernes la esperada presentación de la primera manzanilla ecológica, llamada “Entusiástico”. El innovador producto viene de la mano del conocido vitivinicultor ecológico José Cabral y de la colaboración de estas bodegas, mediante un acuerdo de investigación firmado entre ambos. Acompañaron en la mesa a Cabral, Jorge Pascual y Salvador Real, que son respectivamente director general y enólogo de Delgado Zuleta. Entre el público había periodistas, blogueros, gastrónomos, personajes venidos de la localidad de Trebujena, y varios bodegueros de la comarca. Sanlúcar de Barrameda en su auténtico jugo, olor a la mejor manzanilla, y un importante paso al frente.

Tras la bienvenida de Jorge Pascual, a modo de pregón del producto autóctono por excelencia de Sanlúcar, intervino José Cabral (al que llaman defensor de causas difíciles, y, sobre todo, de la agricultura ecológica), quien agradeció a Delgado Zuleta su intervención en el nacimiento y crianza de esta manzanilla. Relató este creador de mostos natural de Trebujena, el proceso de buscar nombre al nuevo vino, que en El Puerto de Santa María es fino y que aquí se convierte en manzanilla, recibiendo al final el nombre de “Entusiástico”, al igual  que los mostos que elabora desde el año 2010. Aquí van sus notas características en el proceso de evolución, bajo el paraguas ecológico.

  • Los 3 años necesarios para la aprobación de la certificación ecológica.
  • Al cuarto año el vino está en el mejor momento.
  • Se ha producido ya un coste adicional.
  • Se ha optado por la botella transparente, rompiendo moldes.
  • Se ha escogido una etiqueta de diseño “almodovariano”.
  • El tapón también es de material ecológico.
  • Cuenta con el afecto y mimo del personal de la bodega.
  • La manzanilla tiene así “pertenencia”, a modo de padres y madres.
  • Supone innovación, una sacudida necesaria para el mercado.
  • Lleva la diversificación necesaria para distintos nichos de mercado y para otros países europeos.
  • Tendrá salida para ser rentable y para pequeños y medianos agricultores, de acuerdo con las reformas de la PACK.
  • La uva ecológica es más cara.

Para este producto han sido necesarias unas buenas campañas informativas de bodegas y viñedos conjuntamente.

También se ha previsto una rentabilidad. Las pérdidas serían un mal ejemplo.

Por su parte, Salvador Real, enólogo de Delgado Zuleta, técnico que ha seguido la crianza de la manzanilla protagonista del acto, se refirió al mosto de partida, de uva muy madura y más concentrada.

La manzanilla “Entusiástico” en boca es joven, fresca, pero con notas de más crianza, lo que la diferencia. Es amable, tiene fuerza y cuerpo, color pajizo pero equilibrado y largo en boca. Se espera mucho de ella. El alcohol aquí se nota poco. La levadura es de la Bodega. Se ha refrescado menos la manzanilla, para darle más vida. Este año la uva ha salido a 12º.

Otro dato que comentó el enólogo es cómo influye el lugar –dentro de la misma bodega- en el resultado de un vino cualquiera, tal vez por condiciones de aire, oxidación, etc.). Y recordó que aquí la vinificación ha sido más dificultosa por el cumplimiento del reglamento de la legislación ecológica. El alcohol también debe ser ecológico.

Tras su reciente presentación en Milán, llega al mercado una manzanilla nueva, rompedora, que cumple todos los requerimientos legales para ofrecer calidad y equilibrio dentro de su marco, y que por otro lado va a cuidar y respetar la tierra de dónde procede. La agricultura ecológica se abre paso en un producto tradicional, como factor de crecimiento, desarrollo y diferenciación.

NOTA: uno de los asistentes, Paco Casero, presidente del CAEE, acudió ataviado con la típica chambra (chaqueta de algodón típica de Trebujena), con la que el viticultor José Cabral premiaba el coraje emprendedor y el entusiasmo de determinados personajes del periodismo, la agricultura, las bodegas o el mundo empresarial en general.

El acto del viernes nos permitió conocer de cerca y aprender de la sabiduría del mundo del campo, que no es poco.