MARIDAJE ARROCES Y VINOS DE SEVILLA_edited-1Es un hecho probado que en la provincia de Sevilla se cocinan buenos arroces desde hace tiempo, acorde con lo que ofrece la comarca de la Marisma. Varias ventas y restaurantes se han ganado justamente la fama en esta atractiva especialidad, como Manolo Mayo. Pero también es cierto que los vinos sevillanos están paseando su mayoría de edad en calidad, personalidad y actualidad, para jugar en la división de honor. Vinos, que por cierto, la hostelería sevillana está tardando en valorar y adoptar.

Por eso, el evento al que fuimos invitados ayer titulado “Maridaje entre arroces de la provincia de Sevilla y sus vinos” fue toda una experiencia. De un lado por su amable sencillez de plato de domingo y carretera, y por otro,  por la complejidad que ofrece dialogar íntima y brevemente en copa de cristal con los protagonistas de las mejores bodegas sevillanas. Por supuesto, gracias a la voluntad de la Federación de Arroceros de Sevilla y de la Asociación de Vinos y Licores. El director de escena, Fran León (sumiller sevillano que ejerce con compromiso), describió los caldos y elevó más si cabe el caché de los arroces marismeños. Por si no lo he aclarado, el acto tuvo lugar en un espacio de Andalucía Sabor.

Dos platos de arroz con carne y dos de arroz con pescado, más dos postres de arroz, llegarían a nuestro paladar en un tiempo record, junto a los tres vinos afamados de la provincia. seleccionados para esta ocasión, procedentes de la sierra norte, el Aljarafe y la marisma. Por supuesto, quedan bastantes más en la provincia. Dos rutas abiertas, la del arroz y la de los vinos y licores. Empecemos una nueva visión de Sevilla. Maridaje de marisma y vino.

OCNOS (Chardonnay), llenó nuestra primera copa. De Bodegas Colonias de Galeón, la más lejana en distancia, suponen los primeros vinos de corte moderno. Crianza en madera, son el buque insignia de la Sierra Norte sevillana. Ocnos ha figurado entre los mejores vinos de España. Es vino ecológico. Tiene peso, untuosidad. En nariz, aroma a ahumado, salazones, tostados, papaya, mango, tropical. Vino potente que no pasa desapercibido. Vino complejo que sabe a la comarca.

ASabor-arroces-vinos2Primer arroz: con bacalao y tomate de Los Palacios. Cocina de Casa Moral. Magnífico arroz de corte clásico, donde sobresale el sabor a tomate de toda la vida. Lo presentó su cocinero, José Antonio Moral.

Segundo arroz: con carabineros. Meloso, más atrevido, zona de Los Palacios. Más sabor a marisma, pero igualmente jugoso y con personalidad.

Vino Bodegas González Palacios, OVERO. Tinto, uva tempranillo y syrah. Lleva sabores ahumados. Puede maridar perfectamente con el siguiente arroz que es:

Tercer arroz: arroz con pato, el más esperado. De los Hermanos Mayo. De verano e invierno. Sorprendente, inolvidable. Estos arroces entonan el cuerpo sin duda.

Cuarto arroz: arroz cortijero (meloso), de carne –solomillo de cerdo ibérico-, Restaurante La Pachanga. Su cocinero -al igual que los demás- lo presentó personalmente. Un arroz tradicional de interior.

Y arroz dulce: arroz con leche. Postre espectacular, que se maridó con:

Vino de naranja, SEVILLA, de Bodegas Salado. Esto sería ya un maridaje por contraste, dado el sabor de naranja amarga del vino. Crianza oxidativa, con cáscara de naranja. Es untuoso y con amargor final. Un toque de modernidad en el Aljarafe del mosto. Bodegas Salado se mueve.

Por supuesto, también se mostraron las marcas de los arroces empleados en la degustación, todos de la provincia.

Uno de los eventos gastronómicos más certeros que he vivido este año. Un desfile de arroces inolvidables por olor, vista y sabor, mojados en vinos inquietos y diferenciados. Ahora toca llegar al consumidor de aquí y de fuera. Hay que vender lo propio.

Más información aquí.