Un plato fresquito para dejar preparado para la cena. Una receta sin muchas complicaciones pero que es en sí un plato único, con proteínas de primera, verduras frescas e hidratos de carbono de la patata. Luego el punto de aliño es muy personal. Y el sabor, delicioso y refrescante. Esta ensalada tiene muchos años de historia.

Ingredientes para 4 personas: ½ kg de judías verdes (mejor las redonditas si las hubiera), 3-4 huevos duros, 1 tomate grande de ensalada, 1-2 patatas nuevas de Sanlúcar, sal, vinagre y aceite, y un chorrito de leche.

Se limpian y trocean las judías verdes y se cuecen junto con las patatas sin pelar en agua hirviendo con sal, no más de 25 minutos, añadiendo cinco minutos antes del final el chorreón de leche. Se ponen a cocer los huevos unos 15 minutos.

Pasado el tiempo, escurrimos las judías verdes y las disponemos en una fuente, el tomate troceado, la patata ya pelada y el huevo duro a rodajas.

Ya solo queda aliñar con sal, vinagre de Jerez (una cucharada sopera) y aceite de oliva virgen extra (cuatro cucharadas).