Con estas temperaturas hay que ir a por los entrantes fríos, a ser posible que lleven de todo. Tenía en la nevera medio melón color calabaza, pero era un melón denominado italiano, que acababan de presentarme en la frutería.  Al parecer se utiliza esta variedad para hacer con él los helados caseros. Su sabor era bastante dulce y su textura muy suave. Lo demás fue aprovechar existencias.

Ingredientes para 2 personas: medio melón italiano (1/2 kg aproximadamente), 2 puñados de piñones, 50 g de queso fresco, sal, 1 cucharada sopera de vinagre balsámico, aceite de oliva virgen extra (1 cucharada), pasas de Corinto y otras especias a elegir.

Pelar el melón y extraer las pepinas y trocear. Colocar junto con todos los ingredientes en el robot y batir.

Una vez en el tazón, añadimos unas pasas a discreción.

Lo dicho, los entrantes fríos siguen triunfando.

Supongo que esta receta también quedará bien con otras variedades de melones. Es cuestión de probarlo.