La Sal portadaA veces, uno se aventura a adentrarse en el sevillano barrio de Santa Cruz, máxima referencia del paisaje turístico refundado y confeccionado a medida, como un excelente vintage de lo antiguo y de lo añadido. No somos guiris pero andamos y miramos casi igual que ellos por  esas calles estrechas, curioseando tiendas y bares, eso sí, estos últimos con cierto excepticismo. En la calle Doncellas, un angosto corredor cerca de Santa María La Blanca, está el Restaurante Taberna La Sal, sucursal sevillana del que con el mismo nombre funciona en Zahara de los Atunes, provincia de Cádiz. Un lugar agradable que ofrece entre otras cosas, el atún rojo de almadraba de verdad, en temporada paralela con su hermano gaditano. Este año, en mayo, han vuelto a llevarse premio en la Ruta de la Tapa del Atún, el del jurado popular, con su tapa Mcdraba por el mundo, que hemos podido degustar en la calle Doncellas.

El establecimiento sigue conservando la estructura original de la casa, con su zaguán de entrada, y su terraza exterior con mesitas, que, como es lógico en estas sofocantes fechas, no se utiliza al mediodía. En su interior tiene unas reducidas dimensiones, con pocas mesas y un toque étnico en manteles, platos y cuadros en paredes, todas pintadas en blanco, incluyendo una coqueta barrita de espera. Su imagen es de gran luminosidad, confort de playero recuerdo, todo ello en el centro de la Sevilla más internacional.

La Sal interiorReconozco que fuimos un poco a la aventura, ya que habían transcurrido muchos años desde nuestra última visita; pero quedamos muy satisfechos con nuestro almuerzo, al igual que nuestro invitado, un buen amigo argentino amante del buen comer y de la mejor conversación.

Taberna La Sal tiene una cocina creativa y ligera, con un ajuar muy colorista y unos platos muy imaginativos. Tiene personalidad propia, lo que se agradece después de tanto sitio cortado por el mismo estilo.

Con fuentes al centro, fuimos probando sugerencias como  la premiada Mcdraba, en alusión al viaje del atún rojo por el mundo, incluyendo plato cerámico con mapamundi diseñado para la ocasión. Un modo muy original de degustar el mejor túnido, figura protagonista indiscutible en este menú de La Sal. La tapa consiste en dos riquísimas hamburguesitas de tarantello.

La Sal tapa atún 2015Un pastel de carne, una lasaña fría (receta de la casa), al que siguieron los otros premios conseguidos en los años 2014 y 2013 en Zahara de los Atunes, fueron nuestras sorpresas. No pudimos ignorar las croquetas de pescado (corvina normalmente), realmente deliciosas.

Pedimos también calamar relleno al estilo de Mamá Antonia (rico, fino y bien hecho). La carta de postres es bastante interesante. En realidad, todo aquí está muy cuidado, y hay una continua y rápida comunicación con el servicio de cocina, como si fuera la de casa. Es el encanto de los sitios pequeños.

Me agradó mucho comprobar que tenían vinos de la provincia de Sevilla, concretamente los ecológicos de las Bodegas Colonias de Galeón, en Cazalla de la Sierra. Poco a poco los bares y restaurantes deberían contar con los vinos de la tierra.

Me da la impresión de que La Sal tiene una clientela fija formada por profesionales autóctonos, que acuden por costumbre a comer o cenar allí. Creo que tanto el atún rojo como otros platos bien conseguidos y originales de la carta, son alicientes más que válidos. No obstante, tenemos pensado realizar una segunda visita en breve, de la que daremos puntual información, corroborando de este modo o no, nuestras primeras impresiones.

Taberna La Sal está en la calle Doncellas,8, (barrio de Santa Cruz), Sevilla. Teléfono 954 53 58 46

En Zahara de los Atunes, Urbanización Atlanterra Playa, 73, telef. 956 43 96 04.

Más información aquí: