Charca en Aznalcollar1El pasado sábado, un grupo de treinta voluntarios de la Fundación Cajasol, participamos en una nueva actividad medioambiental, con motivo de la próxima celebración del Día Europeo de la Red Natura 2000. Fue en la localidad sevillana de Aznalcóllar, situada en los inicios de la sierra norte, a 45 kilómetros de la capital, y consistió en la construcción y puesta en marcha de una laguna artificial para anfibios, en el paraje denominado “Las Canteras”. La actividad estuvo organizada con apoyo de Adecuna, Asociación para la Defensa de la Cultura y la Naturaleza, radicada en la localidad. Juan Antonio Figueras representó a Adecuna. Víctor García, voluntario medioambiental colaborador de la Fundación, y Francisco Galván Segura, coordinador del voluntariado, representaron a la Fundación Cajasol.

Se trataba de contribuir a la recuperación de un paraje degradado, contribuyendo a enriquecer su biodiversidad. La construcción de esta charca artificial para anfibios, hará que esta especie acuda, encontrando en el humedal su hábitat natural. Para ello, el terreno se había preparado y excavado previamente a la llegada de nuestros voluntarios.

Charca en Aznalcollar2La actividad comenzó con la recogida de piedras, todas de pizarra, de forma plana y de diferentes tamaños, que con la ayuda del grupo se fueron acercando al borde del hueco excavado. A continuación, se extendió y colocó en la base una gran lona de plástico, que serviría para formar y aislar el fondo de la charca. Las piedras se fueron colocando horizontalmente para delimitar los bordes de la laguna, procurando su mejor asentamiento.

Estas charcas artificiales tienen un ciclo de vida de entre 2-3 meses y luego se secan. Al formarse, con las primeras lluvias, acuden las ranas, ampliándose a continuación la variedad de habitantes tradicionales en la misma. Debe evitarse la introducción de peces porque harían desaparecer a los anfibios. Tampoco deben plantarse especies de árboles como higueras. Este tipo de lagunas coexisten perfectamente con el ganado de la zona, cabras por ejemplo), por lo que Adecuna no considera necesario realizar un vallado protector a su alrededor. Las piedras empleadas en la charca son las mismas que se emplean en construcción en la comarca.

Tras el trabajo realizado por los voluntarios, el hueco se inundó de agua, con lo que la charca quedó instalada y preparada para contribuir al enriquecimiento natural del paraje.

Charca en Aznalc gañotesLa Asociación Adecuna ha colaborado en actividades con la Universidad Hispalense, la Universidad Pablo de Olavide y la Fundación Cajasol. Juan Antonio Figueras resaltó la riqueza histórica de la localidad, cuyas explotaciones mineras datan de más de 4.000 años, en el periodo calcolítico. También subrayó que en un futuro próximo Aznalcóllar contará en su paisaje con un gran parque periurbano, que acogerá lagunas como ésta.

La localidad de Aznalcóllar sufrió en el pasado siglo dos desastres medioambientales: el minero de Boliden y el Guadiamar (año 1998, y actualmente en los medios por una nueva concesión), y el incendio forestal de Rio Tinto (2004), el mayor de la historia de España.

La actividad finalizó con un final de fiesta gastronómico a pie de campo, y a base de picadillo, potaje de garbanzos con chorizo y gañotes como dulce típico de Aznalcóllar.