El hijo de la portuguesa1Fue el pasado jueves en la Feria del Libro de Cádiz.  Juan José Téllez, con 20 libros publicados, escribe ahora sobre la vida y figura de su paisano, el genial guitarrista Paco de Lucía, fallecido hace poco más de un año. Con sus 500 páginas, “El Hijo de la Portuguesa” lleva arte y vida, con caracteres novelescos del músico, Paco, y sus coetáneos, como Camarón, además de otras músicas, no solo flamenco, y sobre todo, el testimonio familiar. El escritor fue presentado por el flamencólogo Fermín Lobatón. Carmen Sánchez, en representación de la Asociación de Personas Lectoras de Cádiz, abrió el acto con la lectura de un párrafo del libro. Este colectivo, entre otras cosas, llevan la literatura a los internos de las cárceles de la provincia.

Comentó Lobatón que si bien Téllez no era del círculo íntimo de Paco de Lucía, es cierto que accedía a él con cierta facilidad a través de amigos comunes, donde Juan José era conocido como “el intelectual”. De hecho, en el funeral del guitarrista, en la iglesia de La Palma de Algeciras, el 1 de marzo de 2014, Téllez toma la palabra y lee un texto en su honor.

Para él, “El Hijo de la Portuguesa” tiene dos rasgos dominantes: su actualidad y el tono deliberadamente narrativo/poético de la obra, además de cómo luto por su muerte. La obra contiene un material de más de 30 años, con innumerables testimonios (cuando aún no existía internet), para la descripción de un músico único, con ojos y oídos propios, con autor y personaje, arraigado a su tierra e infancia.

El hijo de la portuguesaEn su intervención, Téllez sitúa el origen de su libro en la adolescencia, tardofranquismo y primera transición. Vivir e historiar la vida, en tiempos musicales de Los Beatles, del rock&roll, de cantautores y del rock andaluz. Paco estaba aún por venir, hasta que llegó “Entre Dos Aguas”, tema que se mantuvo más de dos años en el hit parade. Téllez vuelve a Algeciras en el 78.

“La Leyenda del Tiempo”, su obra más rompedora, no tuvo éxito entonces. El aliciente era no del artista, sino del personaje, de un retrato de familia, con la búsqueda de la infancia perdida, de un niño sin niñez.

Paco de Lucía era un perfeccionista, en constante evolución. El libro es un proyecto a largo plazo, que se ha anticipado por su muerte, por cerrar este expediente y por terminar de contar.

La muerte de Paco fue dura para Téllez y sus amigos. Es la historia de un superviviente, con elementos cinematográficos. Surge del suburbio, destinado a la miseria, pero convive con la guitarra, una herramienta con super poderes. Su padre quiso que sus hijos no fueran como él. Entonces en el flamenco sobraban cantaores y faltaban guitarristas. La guitarra le abre puertas. Y empieza en el Madrid libre y viaja a USA (Las Vegas, Nueva York…), con Niño Ricardo y Ramón de Algeciras. Paco frecuentó el jazz con Miles Davis y Carlos Santana, y al principio no le gustaba esta improvisación, hasta que la dominó. Fue inseparable con Camarón, la voz de su guitarra. Ambos cambiaron la estética del flamenco.

La presentación finalizó con la música del cantautor y guitarrista flamenco José Carlos Gómez, que evocó los acordes del genial Paco de Lucía.