Trebujena DesTapa vinos1El vino ha sido y es una constante en la vida de la localidad de Trebujena. José Manuel Sánchez, es enólogo y presidente de la Cooperativa Virgen de Palomares, fundada en 1957, y que cuenta con 585 socios minifundistas. Sus miembros son propietarios de pequeñas parcelas de viñedos, acogidos a la D.O. Jerez-Xerez-Sherry, a lo largo de 552 hectáreas. En el evento celebrado el pasado sábado, bajo el título DesTapa Trebujena, Sánchez habló de los vinos elaborados en la Cooperativa trebujenera, como referencia en el sector por su tradición y atractivo económico.

Éstos son los vinos de Trebujena: Mosto de Trebujena (Vino de la Tierra de Cádiz y CAAE). Fino Viñalquivir (Vino de la Tierra de Cádiz y CAAE). Fino Cooperativa. Amontillado. Oloroso. Cream. Dulce y Vinagre (DO).

El vinagre es el único que en Trebujena se reconoce como zona de crianza, y por lo tanto puede etiquetarse así. El resto de los vinos, están en zona de producción, pero no de crianza.

Se trata de una tierra albariza, rica en carbonato cálcico, sobre todo en un 80% del terreno, que producen mosto de alta calidad.

La actividad de la Cooperativa consiste en la molturación de la uva de los socios y la comercialización a granel, sobre todo a bodegas de Jerez (DO), además de la elaboración del vinagre. Una pequeña parte se destina para rociar (reposición del sistema de soleras y venta a granel).

Los vinos son distintos. La uva es 99% palomino. Se producen entre 5 y 6 millones de kilos de uva, lo que supone entre 3,6 y 5,6 millones de litros de mosto, con pequeños viticultores de estilo artesanal, la mayoría con menos de 1 ha de terreno.

El vino se comercializa en botellas de 0,5 y 0,7 litros. El mosto es en Trebujena como el fino en El Puerto de Santa María o la manzanilla en Sanlúcar de Barrameda.

Los tipos son:

Trebujena DesTapa vinos2Vino del año o mosto (uva recién fermentada, a primeros de noviembre). Vino joven, sin añadir alcohol. Fermentación controlada en depósitos, ligero en boca y afrutado, color según fermentación y dorado, según maduración de la uva. Con 12º de alcohol, encabezado a 14º-15º.

Viñalquivir: vino joven con levaduras especiadas. Limpio y brillantes, amarillos pálidos y bordes más intensos. Fresco y afrutado en nariz. En boca fresco, frutal y sabroso. Final amargoso. Crianza en depósitos de acero.

Fino Cooperativa: vino encabezado con alcohol, 3-4 años bajo velo de flor (crianza biológica), para evitar la oxidación. Las diferencias con la manzanilla se deben al microclima de Sanlúcar. Roble americano. Va de amarillo pajizo a dorado más intenso. Aroma punzante a almendras. En boca, sabor a almendra.

Oloroso: Crianza oxidativa, 18º, envejecido en botas de roble americano. Distintas gamas de colores. Aromas afrutados, balsámicos, especias. En boca es potente y sabroso.

Amontillado: Un vino entre fino y oloroso, con dos crianzas distintas. Envejecido en roble americano. Elegante, color ámbar. Aromas a avellanas y tabaco negro.

Cream: Es mezcla de olorosos viejos y dulces, criado en sistema de soleras y criaderas. Distinta sequedad y dulzor. Color castaño. Aromas más refinados, a caramelo. En boca, más dulce.

Dulce: Distintas formas de elaboración, no solo uva pedro ximénez. Es el llamado mistela, el mosto fresco del año, con soleras y criaderas. Color azabache, aromas a caramelo tostado, más textura.

Vinagre: etiquetado desde 2007 como zona de crianza en Trebujena. Está elaborado con vinos de primera. Envejecimiento natural, 2 años, en botas de roble americano, sistema de soleras y criaderas, ricos aromas. Tiene 9º.

Trebujena DesTapavinos3Aparte de la exposición de José Manuel Sánchez, conocimos y degustamos el mosto ganador del Concurso de mostos artesanales 2014 del Consejo Regulador, que recayó en Juan F. Pulido Cabral (Taberna El Piraña). Una maravilla.

Y, como dato interesante, el mosto Riachero, elaborado y embotellado por José Fernández, y que procede de la agricultura ecológica, lo que supone un paso adelante como valor añadido para la marca Trebujena.

Vinos amables, donde domina el mosto joven, con una localidad que vive la vendimia, la crianza y la elaboración a través de su medio centenar de minifundistas, vinculados con pasión y dedicación a su pequeña parcela.

Trebujena se DesTapa en los vinos también.

Como dije anteriormente, salimos de Trebujena con sabor a mosto.